Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi el 70% de los mayores de 35 años se equivoca al estimar su límite de alcoholemia

Un estudio del RACC y los fabricantes de refrescos propone instaurar una tasa de alcoholemia cero para conductores noveles

La mayoría de los conductores (un 67,2%) de España de entre 35 y 65 años cree que puede beber hasta el doble de lo estimado por la Dirección General de Tráfico (DGT) sin dar positivo en un control de alcoholemia, según el estudio Alcohol y conducción: la opinión de los conductores, hecho público hoy por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA). Para su elaboración, han entrevistado por teléfono a 2.424 conductores.

El estudio, que tiene como objetivo, entre otros, "poner de relieve la baja percepción de riesgo que tiene un gran número de conductores ante el consumo de alcohol y la conducción", destaca la baja autopercepción de la capacidad de ingesta de alcohol. Así, el encuestado tipo cree que puede consumir hasta cuatro vasos de cerveza sin dar positivo en un test de alcoholemia, cuando las estimaciones de la DGT apuntan a que basta vaso y medio para tener que pagar la multa. Preguntados por el consumo de vino o chupitos de licor, estiman una cantidad similar, en incluso suben a casi cinco el número de chupitos que pueden consumir antes de coger el volante. La DGT estima en ambos casos en dos unidades la cantidad máxima a consumir para dar positivo.

Otro dato llamativo señala que un 10% de los encuestados se vio capaz de coger el coche sin problemas tras haber ingerido hasta seis vasos de alcohol. Los mayores de 35 también suelen usar el coche cuando salen de fiesta, hasta un 56,1% de ellos lo hace. Sin embargo, tan sólo un 4,8% de los que se han visto implicados en un accidente de tráfico en los últimos tres meses reconoce que el alcohol tuvo algo que ver con ello.

El estudio se hace eco de los datos del Consejo Europeo para la Seguridad en el Transporte (ETSC) y recuerda que España es el penúltimo país europeo en controles de alcoholemia por cada 100.000 habitantes, tan sólo seguida por Italia, donde son prácticamente inexistentes. También recuerda que, según el mismo organismo, España fue el país europeo que más conductores muertos con tasas positivas de alcoholemia tuvo entre 1996 y 2005.

El informe concluye con la recomendación a la Administración de incrementar los controles de alcoholemia, de implantar una tasa de alcoholemia cero durante tres años para los conductores noveles (de la que un 88% de los encuestados se muestra partidario) y de incrementar la frecuencia del transporte público nocturno. También recomienda a los usuarios el uso del transporte público durante sus salidas de ocio.