Rajoy acusa a Zapatero de querer curar la crisis "con una aspirina"

Aguirre y Gallardón acusan al Gobierno de "ir contra la Constitución" por no cambiar el modelo de financiación local

"Estamos ante una aspirina que no es el medicamento adecuado para hacer frente a los gravísimos problemas económicos de los españoles y de los ayuntamientos". En un acto celebrado hoy con alcaldes y concejales del PP de toda España para abordar la situación de los municipios ante la crisis, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha empleado esta comparación para criticar el decreto de ayudas a los gobiernos locales aprobado por el Consejo de Ministros, que destina 8.000 millones de euros para impulsar las infraestructuras y el empleo. Por su parte, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, han acusado al Gobierno de "ir contra la Constitución" al no establecer un nuevo modelo de financiación de las corporaciones locales más "eficiente". El acto se ha cerrado con un manifiesto en el que los ediles rechazan el plan del Ejecutivo por ser un "insulto" para los ayuntamientos y un "engaño" para los ciudadanos.

Secundado por 800 alcaldes de capitales de provincia y grandes ciudades gobernadas por el PP, Rajoy ha indicado que los detalles técnicos de este plan "no son menores" y ha lamentado que los recursos se destinen "de una vez", en lugar de atender el problema de fondo que tienen los ayuntamientos por el actual sistema de financiación. En opinión de Rajoy, harían falta 4.000 millones de euros para satisfacer las necesidades financieras de los ayuntamientos y garantizarles que puedan seguir cubriendo los servicios sociales que prestan a los ciudadanos. Para ello, ha reclamado "un plan ordenado, coherente, sensato y que genere confianza", lo contrario según Rajoy, de lo que hasta ahora ha hecho el Gobierno socialista.

Todos los alcaldes de capitales de provincia y grandes ciudades del PP han rechazado las medidas destinadas a ayudar a los municipios por ser un "insulto" para los ayuntamientos y un "engaño" para los ciudadanos. El portavoz del Partido Popular en la Federación Española de Municipios y Provincias, Fernando Martínez Maillo, ha criticado en nombre de sus compañeros la "política de ocurrencias" del Ejecutivo de Zapatero y su decreto "claramente improvisado e insuficiente". Por su parte, Aguirre y Gallardón han cargado contra la falta de fondos de las corporaciones locales. La presidenta de Madrid ha dicho que la descentralización "que hoy necesitan los españoles" -y que casualmente es la que propone el PP- no es la que propone el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y que respaldan sus socios, sino sino que es la descentralzación local que propone el PP. Y ésta "es otra más de sus irresponsabilidades".

Una España que "nadie sabe si federal, confederal o qué"

A juicio de la presidenta regional, Zapatero "se ha atrevido a pasar por encima de la Constitución para caminar hacia una España nadie sabe si federal, confederal o qué" y le ha acusado de encogerse "de hombros a la hora de proporcionar a los ayuntamientos los medios necesarios para que puedan prestar los servicios públicos que los ciudadanos demandan". En este mismo sentido, Gallardón ha dicho que la "exigencia" del PP de un modelo de financiación estable "es algo que ya no es una deuda histórica, es un mandato constitucional", ya que "el no resolver los problemas de los ayuntamientos es ir contra la Constitución". Por ello, ha insistido que en "este 30 aniversario" de la Constitución, el PP no se va a callar, ya que "este problema lo vamos a resolver", ha puntualizado. Gallardón ha puesto el acento en las Pymes, ya que son ellas las que "generan empleo y no las administraciones públicas", y sin embargo es a las Pymes a las que "está castigando el Gobierno de Zapatero", quien a su juicio "a lo mejor tiene otra preocupación por otro volumen y otra dimensión empresarial".

En el día en que se han publicado duras cifras del paro, haasegurado que "el problema más grave que tiene España es el del empleo, y a este Gobierno, y a este presidente se le va a juzgar por eso". Para Aguirre, "la administración local y la financiación local ha sido hasta hoy la gran olvidada de nuestra democracia", de ahí que el PP ya propusiera hace unos años "la necesidad de una segunda descentralización". Según ha dicho, la financiación de los ayuntamientos depende "excesivamente" de la marcha del sector inmobiliario y en un momento de crisis"las habituales estrecheces financieras de los ayuntamientos" se transforman "en graves apuros y en situaciones dramáticas".

Aguirre ha sostenido que el volumen de servicios que prestan los ayuntamientos "no se corresponde ni de lejos con el actual sistema de financiación local porque es un esquema que en la práctica se reduce a una cesta de impuestos menores raquítica". Algo muy parecido ocurre con las comunidades, según Aguirre, que tienen un tercio del IRPF, un poco más de un tercio del IVA y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, y con ello tienen que prestar "la práctica totalidad de los servicios públicos esenciales como la sanidad, la educación, el transporte, los servicios sociales, y la justicia".

Mariano Rajoy posa con Teófila Martínez, Esteban González Pons, María Dolores de Cospedal, Rita Barberá, Javier Arenas, Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre.
Mariano Rajoy posa con Teófila Martínez, Esteban González Pons, María Dolores de Cospedal, Rita Barberá, Javier Arenas, Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS