Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Helen Mirren y la competitividad animal de las mujeres

La actriz británica opina que las féminas se perjudican mutuamente por causa de "celos sexuales", incluso en el juzgado

Pocos meses después de haber revelado en una polémica entrevista que ella misma fue víctima de violación en su juventud, la actriz Helen Mirren ha vuelto a tocar aquel delicado tema, pero sin particularizar en su propia experiencia. Esta vez, la Dama de la corona británica de 63 años ha dicho que a los violadores les conviene que haya mujeres en el jurado o entre los magistrados que llevan su juicio, ya que la mayoría femenina pensará que la víctima "iba buscando que la violen".

En una entrevista que publicó ayer el semanario inglés The Sunday Times Magazine, la actriz ha hablado de la competitividad entre mujeres. "En los casos de violación en las cortes, cuando se defiende a un hombre, los abogados querrán que haya la mayor cantidad posible de mujeres en el jurado, porque naturalmente las mujeres vamos en contra de las demás mujeres", declaró.

Y agregó: "No sé si la rivalidad proviene de un antagonismo natural que viene de una competitividad animal entre hembras o si debemos retroceder billones de años a los tiempos de las tribus para entender estos celos; pero en un caso de violación, las mujeres que no son la víctima dirán siempre que ella se lo buscaba. Y la única razón que se me ocurre es que se ven afectadas por celos sexuales".

Los comentarios de la ganadora de un Óscar por su interpretación de la reina Isabel de Inglaterra en The Queen, han recordado la entrevista en la que a finales de agosto admitiera que fue víctima de abusos sexuales en su juventud, pero que no los había denunciado porque fueron durante una cita voluntaria y porque "en esos tiempos no se podía hacer nada".

"Es un área muy difícil, ¿no? Especialmente si no hay violencia. Mira a Mike Tyson", declaró la actriz en aquella intervención, refiriéndose al campeón de boxeo estadounidense que fue sentenciado a seis años de prisión en 1992 por haber violado a una concursante de un certamen de belleza en la habitación de un hotel donde ella había entrado por su propia voluntad. "Yo no creo que él sea un violador".