Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'chirimbolos' generan 70 millones menos de lo esperado

El PSOE califica de "irresponsable" la ejecución del contrato de unos soportes rodeados de polémica

El delegado de Hacienda, Juan Bravo, ha reconocido esta tarde, en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, que el consistorio sólo ingresará unos 90 millones de euros por el contrato firmado a diez años con la empresa adjudicataria de los chirimbolos, la UTE Clear Channel-Cemusa, en lugar de los 160 inicialmente previstos. Es decir, hasta 70 millones menos. Bravo ha alegado que la cantidad de ingresos prevista inicialmente era un "valor nominal", porque cuando se firmó el contrato no se podía estimar exactamente los ingresos globales.

"Si la cifra total de ingresos al final de la vigencia del contrato es inferior a los 90 millones, quizá habremos gestionado mal el contrato, pero no se puede hablar de pérdidas sin antes haber calculado el canon teórico" ha explicado el delegado. Además ha añadido que las previsiones de ingresos para 2008 son de 4.640.020 euros y los totales para el período de vigencia son de 91,7.

El concejal del PSOE, Pedro Santín, ha calificado de "irresponsable" la ejecución del contrato y ha asegurado que los ingresos de este año, a fecha 31 de julio, rondan los 2.559.000 euros, informa Efe. Santín ha exigido a Bravo que "pida disculpas" por un "maquillaje" del presupuesto y ha puesto en duda que se alcancen los 90 millones de ingresos al finalizar la vigencia del contrato, porque "se ingresa lo que la empresa quiera pagar". Por su parte, Bravo ha recordado que el canon que abona la empresa adjudicataria al Ayuntamiento depende del momento en que se instalen soportes, su número, tipo, modelo y ámbito geográfico.

Los pantallazos nacieron rodeados de polémica. Se quejaron los vecinos de su tamaño y los criticó la oposición. Además, se denunció un supuesto trato de favor porque el hijo del ex director de área de mobiliario urbano trabajó para una de las firmas de la UTE Clear Channel-Cemusa.

A todo esto se suma que el Tribunal de Cuentas observó en los contratos "un supuesto de responsabilidad contable por alcance". Se refiere a los 73 millones de euros que habría perdido el Ayuntamiento al elegir la empresa adjudicataria. El contrato para explotar la publicidad se concedió el 20 de diciembre de 2006 a Clear Channel-Cemusa, por 160 millones de euros, frente a los 233 millones de su principal competidora, la firma Viacom Outdoor. La diferencia entre ambas ofertas es la cifra que faltaría, los 73 millones.