Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia pide que se localice a De Juana Chaos

El juez Velasco pide a Interpol que averigüe su paradero allá donde se encuentre en Dublín

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado a Interpol España que se ponga en contacto con la oficina de la organización policial en Irlanda para que localice al ex preso etarra, Ignacio de Juana Chaos, en su domicilio en Dublín (Irlanda). Velasco pide a Interpol que primero se intente localizar al ex jefe del comando Madrid en la dirección que él mismo facilitó cuando fue a renovarse el pasaporte en la capital irlandesa el pasado 3 de septiembre, y si no se encontrase ahí, que se le localice en cualquier lugar en el que se aloje.

La decisión del juez viene motivada por la petición cursada por la asociación Dignidad y Justicia tras no comparecer De Juana Chaos ante un juzgado de San Sebastián en el que estaba citado el pasado viernes. La magistrada Concepción Azuara decidió entonces devolver la causa a la Audiencia Nacional para que decidiera al respecto, informa Efe.

Velasco pretende con esta orden conocer el paradero del ex preso etarra y hacerle así llegar la citación para que testifique en torno a un posible delito de enaltecimiento. El propio juez de la Audiencia Nacional ya cursó la primera orden de localización el pasado 19 de agosto tras la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El hecho que se investiga es la posible autoría de una carta leída durante un acto de homenaje a De Juana Chaos celebrado en San Sebastián el día de su salida de prisión. El texto de la misiva incluía la expresión "Aurrera bolie!" (¡Adelante con la pelota!), utilizada frecuentemente por el etarra Txomin Iturbe Abasolo, al que se califica como "gran hombre", pero no se cita. La carta fue leída por uno de los asistentes al acto, al que el ex reo etarra no acudió.

De Juana Chaos salió de la cárcel a principio del mes de agosto tras cumplir 21 años de condena por el asesinato de 25 personas y amenazas publicadas en medios de comunicación.