Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece una de las heridas en el accidente de Spanair

María Estevez González presentaba heridas en el 72% de su cuerpo y su estado era "muy crítico".- Spanair explica a los familiares el fallo mecánico que abortó el primer despegue

El número de víctimas por el accidente aéreo del pasado miércoles se eleva a 154, tras el fallecimiento este sábado de María Luisa Estevez Gonzalez, una de las heridas cuyo estado era crítico. María Luisa Estévez González, de 31 años, permanecía ingresada en el Hospital de La Paz con quemaduras que afectaban al 72% de su cuerpo.

De los otros 18 pacientes que permanecen ingresados en los diferentes hospitales madrileños dos están muy graves, uno grave, tres estables dentro de la gravedad, dos graves pero con evolución favorable, nueve evolucionan favorablemente y un último se encuentra con pronóstico leve, según el último parte facilitado por la Conserjería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Con pronóstico grave permanece ingresada en el hospital de La Princesa una mujer de 30 años con neumotórax y politraumatismo. "Estable dentro de la gravedad" se encuentran tres personas: un hombre de 31 años que se halla en el hospital Infanta Sofía, polifracturado y con una contusión pulmonar bilateral; una mujer de 67, en el Doce de Octubre, con traumatismo craneoencefálico severo y fractura abierta de tibia, y una niña de 11 años, en La Paz, que tiene fractura abierta de fémur.

Del resto de los heridos, "dos están graves con evolución favorable", nueve con "evolución favorable" y uno tiene pronóstico leve, según el último parte facilitado por la Comunidad de Madrid a las 20,00 horas.

Segunda reunión con Spanair

Los familiares de los afectados se han reunido este sábado por segundo día consecutivo con el subdirector de Spanair, Javier Mendoza. Mendoza, que estuvo acompañado por un piloto y otros directivos de Spanair, ha asegurado ante 300 personas que no podría responder a todas las preguntas pero que trataría de responder a algunas. El subdirector de Spanair, ha asegurado que el mecánico "hizo lo que tenía q hacer" a la hora de reparar el fallo del MD-82 que motivó su regreso a los talleres de mantenimiento antes de que se produjera el siniestro.

En concreto Mendoza ha explicado que fue el mal funcionamento del calentador de la sonda que mide la temperatura en tierra y vuelo lo que motivó que el piloto ordenara el regreso del aparato al aparcamiento. En concreto, ha explicado que el error residía en un fallo en el mecanismo que permite que de forma automática la sonda esté encendida durante el vuelo y se desactive en tierra.

El subdirector ha indicado que el mecánico, de 41 años y con 20 años de experiencia, decidió desconectar la sonda al considerar que las condiciones climatológicas permitían realizar el vuelo sin dicho mecanismo.

La reunión, que comenzó pasadas las 18.00 horas y se ha desarrollado en un ambiente más tranquilo que la del viernes. Más de 20 familiares han intervenido con preguntas acerca de la relación entre el primer fallo y el que provocó el siniestro y la razón por la que no se permitió a los pasajeros que abandonaran el vuelo tras detectarse una anomalía, entre otras cosas.