Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Madero de mierda, te voy a dar dos tiros, ojalá te mate ETA"

Estos son algunos de los insultos que Jaime Giménez Arbe, 'El Solitario', dirigió a los policías que le trasladaban al juicio que se celebró la semana pasada y por los que ha sido condenado a dos multas

"Te voy a quitar la pistola y te voy a dar dos tiros", "ojalá te mate ETA", "asqueroso" y "madero de mierda" fueron algunos de los piropos que Jaime Giménez Arbe, 'El Solitario', dedicó a los policías que le trasladaban desde la prisión de Pamplona a la Audiencia de Pamplona, donde la semana pasado fue juzgado como supuesto autor del asesinato de dos guardias civiles en Castejón (Navarra) en junio de 2004. Dos sentencias de la juez de Instrucción número 3 de Pamplona, María Paz Benito Oses, condena al célebre atracador como autor de sendas faltas contra el orden público a dos multas de 900 euros cada una y a 300 euros más por una falta de daños, además de a indemnizar al Estado en 868,10 euros por los daños causados en un coche patrulla.

Los hechos que le han acarreado estas condenas ocurrieron los días 17 y 19 pasados en el breve traslado desde la cárcel a la sala donde estaba siendo enjuiciado por la muerte de los guardias civiles Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal. Las faltas contra el orden público, según las sentencias dictadas por el Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona, hacen referencia a los continuos insultos que profirió contra los agentes de la Policía Nacional que le custodiaban, a quienes llegó a amenazar con que les iba a matar.

El denunciado, según ambas sentencias, mantuvo su actitud de "falta de respeto" a los agentes "a pesar de ir debidamente uniformados y encontrarse en el ejercicio de sus funciones", con continuas expresiones despectivas hacia ellos. En una de las ocasiones, concretamente el 17 de julio, según una de las sentencias, Giménez Arbe arremetió además contra el coche patrulla, dándole repetidas patadas y causando desperfectos en la puerta trasera derecha que han sido valorados en 868,10 euros.

En uno de los juicios el acusado no se presentó y en el otro, el correspondiente al 17 de julio, se negó a declarar aunque, en el ejercicio de su última palabra, señaló que su actitud constituía "una queja por el maltrato policial recibido", lo que para el tribunal "constituye implícitamente un reconocimiento de los hechos denunciados", además de considerar que ello "en ningún caso