Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae en España una de las mayores mafias rusas del mundo

Al menos 20 arrestados en Málaga, Granada, Valencia, Alicante, Madrid y Baleares.- Detenido en Mallorca el jefe del clan.- La red ordenaba asesinatos, traficaba con armas y blanqueaba dinero

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha avanzado esta tarde nuevos datos de la operación desarrollada hoy contra la mafia rusa Tambovskaya en España y ha cifrado en 12 millones de euros la suma de las cuentas bloqueadas hasta el momento por la Policía. Además, se han intervenido 200.000 euros en metálico, 23 vehículos de lujo, obras de arte e incluso un yate.

En la operación, iniciada esta madrugada y coordinada por la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, han sido detenidas 20 personas: diez en Málaga, cuatro en Alicante, cuatro en Palma de Mallorca y dos en Madrid. Además se han practicado una treintena de registros: cuatro en Madrid, dos en Alicante (en El Campello y Jávea), dos en Valencia, 17 en Málaga (en la capital malagueña, Marbella, Estepona, Nerja y Torrox), uno en Almuñécar (Granada) y cinco en Mallorca.

Esta organización está integrada por delincuentes originarios de Moscú y San Petersburgo en su mayoría y con antecedentes criminales en Rusia y otros países de la Unión Europea y Suiza. Sus miembros han establecido sus residencias en la zona de Baleares, Levante y la Costa del Sol. Está considerada una de las principales estructuras mafiosas rusas del mundo.

La red controlaba desde España las actividades criminales ejecutadas por mandos intermedios y subordinados, como el asesinato, tráfico de armas, extorsión, tráfico de influencias, cohecho, negociaciones ilegales, contrabando de cobalto y de tabaco, tráfico de drogas, palizas por encargo y amenazas. Garzón les acusa de asociación ilícita y blanqueo de capitales. La investigación ha descubierto más de 500 cuentas bancarias utilizadas por la red, que blanqueaba anualmente decenas de millones de euros en paraísos fiscales. Mediante la asesoría de bufetes y despachos de economistas españoles, la mafia creaba sociedades para ocultar el origen de los ingresos.

Se trata del segundo gran golpe a las mafias rusas en España, tras la operación Avispa, iniciada en junio de 2005 y que acabó con más de una treintena de detenidos en diferentes provincias. Entre los arrestados de hoy se encuentra Vitali Idrilov, que ya fue detenido en aquella operación por asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental.

Centenares de agentes

Más de 400 agentes de la Policía, Guardia Civil y Grupo Especial Operativo (GEO), han participado en esta operación, denominada Troika, que se ha puesto en marcha con la colaboración de los servicios de inteligencia de otros países como Suiza, Alemania y EE UU.

El jefe del clan, Gennadios Petrov, ha sido arrestado en Mallorca, junto con otros dirigentes que estaban asentados en la urbanización Sol de Mallorca, ubicada en el municipio de Calviá, aunque desarrollaban también parte de su actividad delictiva en Palma. Petrov fue el fundador de la red y es propietario de decenas de empresas.

La operación se ha iniciado en Baleares a raíz de una investigación abierta por la Guardia Civil que al constatar que la mafia tenía hilos en la Península, trasladó su labor de investigación a otras comunidades españolas. Entre los detenidos se encuentran además otros diez presuntos jefes de la red residentes en Málaga, cuatro en Alicante y uno en Madrid. Todos ellos ocupaban puestos de gran responsabilidad en la organización mafiosa, los denominados avtoritiety (máximas autoridades criminales) y Vor Z Konen (ladrones de ley), quienes desempeñan la "más alta categoría de la criminalidad" de los países del Este. Las rápidas detenciones, que se han producido simultáneamente, ha impedido una posible reacción de los detenidos.

Registros en domicilios y empresas

Además de los arrestos practicados, varias empresas, despachos de abogados y lujosas residencias donde residían los capos y sus familias en las localidades de Palma de Mallorca, Calviá, Nerja, Málaga y Madrid han sido registradas por agentes de la Policía. En el chalé de Calviá donde las fuerzas de seguridad han detenido al jefe de la banda se han incautado coches de lujo y numeroso material que la Policía ha sacado en caja. Se trata de una residencia que da al mar y cuenta con un fuerte sistema de seguridad con muchas cámaras en el interior y en el exterior del inmueble. En la localidad alicantina de Xàbia, la Policía ha registrado un chalé ha detenido a la esposa de otro capo del clan, Viktor Gavrilenkov, quien hace unos dos meses que no se deja ver en Xàbia, pese a llevar viviendo allí desde hace seis años.

El antecedente de la operación 'Avispa'

El principal antecedente de la desarticulación de una red mafiosa rusia en España es la operación Avispa, cuya primera fase se inició el 20 de junio de 2005. En esa fecha la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta.El 23 de noviembre de 2006 se produjo la segunda fase de la operación con nueve detenidos, seis en Madrid, dos en Marbella (Málaga) y uno en Yuncler de la Sagra (Toledo), que blanqueaban grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia. Entre los arrestados estaba el máximo responsable de la red y coordinador financiero de la organización, el ucraniano Oleg Vorontsov y otras nueve personas de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban una red financiera de blanqueo de capitales. En esta segunda fase fueron bloqueadas e intervenidas numerosas cuentas, un millón de euros, 90.000 dólares y cincuenta tarjetas de crédito. El último coletazo de la operación Avispa se produjo en julio del año pasado con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana.Otra operación destacada por el número de detenidos se produjo el 18 de abril de 2006, cuando la Policía detuvo a un centenar de personas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza que integraban una organización dedicada a introducir ilegalmente en España a mujeres rusas para su explotación sexual. El 15 de febrero de 2001, la policía española, en colaboración con la rusa, detuvo en Castelldefels (Barcelona) a Sergei Butorin y Marat Poliansky, jefe y lugarteniente, respectivamente, de una de las más importantes organizaciones mafiosas de Rusia. Ambos estaban reclamados por Interpol acusados de 35 asesinatos y fueron extraditados a Rusia en 2003.

Más información