Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros aprueba la extradición de Al Kassar a Estados Unidos

Será juzgado por suministrar armas a las FARC. ?La extradición ya había sido aprobada por la Audiencia Nacional

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la extradición del presunto traficante de armas sirio Monzer Al Kassar a Estados Unidos, donde será juzgado por suministrar armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Gobierno da luz verde a la entrega de Al Kassar después de que la Audiencia Nacional también lo aprobara el pasado 13 de diciembre de 2007 en un auto, con la condición de que no fuese ejecutado en caso de ser condenado a muerte y de que no fuese encarcelado de por vida, en caso de que se le condene a cadena perpetua.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el auto en el que confirmaba la extradición de Al Kassar recordaba que éste ha sido traficante de armas internacional desde principios de los años 70 y "ha sido una fuente de suministro de armas y equipo militar para facciones armadas que se dedican a librar conflictos violentos por todas las partes del mundo". En concreto señalaba Nicaragua, Brasil, Chipre, Bosnia, Croacia,

Somalia, Irán e Irak.

El Departamento Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) ha llevado a cabo durante los últimos 30 años una investigación exhaustiva de las presuntas actividades delictivas de Al Kassar, con especial relación al tráfico ilegal de armas para actividades terroristas.

Operación trampa contar Al-Kassar

Al-Kassar, que se encuentra en prisión desde que fue arrestado el 7 de junio de 2007 en el aeropuerto de Madrid-Barajas, ha sido investigado durante los últimos 30 años por el Departamento Antinarcóticos de EE.UU. Según las autoridades norteamericanas, entre febrero y junio de 2007, Al Kassar se reunió en Marbella y Madrid con personas que trabajaban para la DEA y que se presentaron como representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el fin de adquirir armas "para la guerra que libraban en Colombia contra EEUU".

Tras entregarles un listado con las armas que querían comprar (fusiles de asalto, fusiles de francotirador, pistolas, cartuchos, lanzagranadas, granadas, etcétera), Al Kassar inició gestiones para la venta y transporte de las armas y ofreció mil hombres para luchar en Colombia contra EE UU, así como el suministro de explosivos, detonadores y especialistas para instruir a las FARC en el uso de estas armas.

Según la DEA, Al Kassar acordó suministrar precios de sistemas de misil tierra-aire para atentar contra los helicópteros de Estados Unidos en Colombia y proporcionó cuentas bancarias en España y Líbano donde recibió pagos a cuenta de las armas, así como un documento que describía el barco en que las armas iban a ser transportadas. También presentó una planilla de especificaciones de un sistema de misil tierra-aire, ofreció especialistas al objeto de instruir en el uso de explosivos, y acordó suministrar quince sistemas de este misil.

En la vista de extradición, que se celebró el pasado día 4 de octubre, Al Kassar se negó a ser entregado a Estados Unidos porque, dijo, no tendría garantía de un juicio justo "por ser árabe" y porque los cargos contra él han sido construidos sobre la base de "un delito provocado". Al Kassar recurrió al Tribunal Constitucional en amparo el pasado febrero tras el auto de la Audiencia pero no fue admitido a trámite.