Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vidente del Escorial, citada a declarar por un delito de estafa

Las víctimas, constituidas en asociación, acusan a Amparo Cuevas de haber montado "todo un ardid de ingeniería financiera" para apropiarse de sus bienes "personas engañadas"

Amparo Cuevas, que desde 1980 afirma que la Virgen se le aparece en un prado de El Escorial y le dicta mensajes, ha sido citada a declarar ante el juzgado de la localidad madrileña por un presunto delito de estafa, coacciones y detención ilegal, entre otros. Junto a la vidente deberán comparecer, el próximo junio ante el Juzgado de Instrucción Número 4 de San Lorenzo de El Escorial , diez de sus colaboradores, como consecuencia de la admisión a trámite de la querella presentada por la Asociación de Víctimas de las supuestas apariciones de El Escorial, de la que es portavoz Juan Carlos Bueno, uno de los afectados.

Bueno ha indicado que la admisión a trámite de la querella es "muy importante" porque "tras 27 años de abusos y de hacer todo tipo de barbaridades sin que nadie les haya parado, ya era hora". A su juicio, esto es "el principio del fin de este entramado sectario". El portavoz de la asociación ha sostenido que detrás de las apariciones marianas hay un entramado de "seis fundaciones y asociaciones, a las que hay que sumar las cerca de 15 empresas satélite". En su demanda, la asociación cita también como responsables civiles directos a las fundaciones y asociaciones fundadas por Cuevas y sus seguidores, desde las supuestas apariciones en Prado Nuevo, entre ellas la Fundación Pía Autónoma Virgen de los Dolores, hasta un total de seis.

En la querella se afirma que los hechos giran en torno a un fenómeno presuntamente religioso,"en el que unas personas valiéndose de esta situación se aprovechan" de otras "para desposeerlas de todo su patrimonio". Los hechos comenzaron en los años 80, dicen los querellantes, "aprovechando el entusiasmo desatado por las peregrinaciones a Lourdes y Fátima, fenómenos estos sí de ámbito religioso y no espurio como el de El Escorial, y sobre la misma base inician una historia para intentar aprovecharse de la gente, en muchos casos con problemas psicológicos e incluso psiquiátricos". Amparo Cuevas dice que se le ha aparecido la virgen en la finca, y a partir de ahí, usando estas supuestas apariciones, las personas citadas a declarar "conseguían que los fieles donasen sus bienes a estas asociaciones, a cambio de promesas de redención, desposeyéndoles de todo cuanto tenían".

El papel de la Iglesia

"A través de un entramado de asociaciones y de mercantiles, estas personas canalizan estas donaciones apropiándose de ellas y destinándolas a un uso particular ajeno al fin por el que los fieles donaban sus propiedades", señalan los querellantes, que adjuntan una relación del patrimonio de inmuebles y residencias que la vidente, a través de sus fundaciones, ha ido engrosando desde que empezaron los hechos. Un emporio, se dice en la querella, organizado a través de "todo un ardid de ingeniería financiera para poder apropiarse de bienes de distinta índole de personas engañadas".

Los querellantes denuncian también la actitud de la Iglesia, en este caso del Arzobispado de Madrid, que, por un lado "niega categóricamente las apariciones marianas en Prado nuevo" y llega incluso al punto de prohibir a los miembros de la curia acudir a ellas. Sin embargo, se ven "a sacerdotes apoyando estas manifestaciones", que se vienen realizando los primeros sábados de cada mes. Ángel Suquía, arzobispo de Madrid cuando se iniciaron estas supuestas apariciones, afirmó en una declaración de 12 de abril de 1985 que "no consta el carácter sobrenatural de las supuestas apariciones y revelaciones que se dan en el lugar conocido por el nombre de Prado Nuevo en San Lorenzo de El Escorial, de nuestra Diócesis".

Los servicios de la Inspección de Trabajo de Madrid detectaron hace un año fraude a la Seguridad Social, que afecta a 25 trabajadores, en dos residencias de ancianos propiedad de sendas fundaciones de la vidente de El Escorial e iniciaron el correspondiente expediente sancionador. La inspección, realizada el 22 de mayo de 2007, y actuaciones posteriores en las residencias situadas en las localidades de El Escorial y de Griñón, pusieron también de manifiesto que las supuestas religiosas que atienden a los ancianos y las residencias, no son tales a pesar de los hábitos, sino que se trata de seglares. Los querellantes denuncian la situación de fenómeno sectario, y piden al juzgado que dirija oficio al arzobispado de Madrid para que informe, entre otros extremos, sobre si las apariciones han sido investigadas por la Iglesia Católica, y, en caso afirmativo, que aporte copia del informe emitido a tal efecto.