Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de los españoles es intolerante con la inmigración

Un estudio advierte de que en los últimos ocho años se han disparado las opiniones contrarias a los que vienen de fuera

La mayoría de la opinión pública española acepta a los inmigrantes y apoya su integración pero casi un tercio de los españoles tiene opiniones intolerantes, incluso xenófobas, según un estudio de la Confederación Española de las Cajas de Ahorros (CECA) y de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS).

El estudio Inmigrantes, nuevos ciudadanos. ¿Hacia una España intercultural?, advierte de que las opiniones intolerantes se han disparado en los últimos ocho años (hasta superar el 30%, frente al 10% del año 2000).

El libro clasifica la opinión de los españoles en cuatro tipos: los que mantienen un discurso xenófobo; los que defienden la preferencia nacional sobre los inmigrantes, llamada inserción subalterna; los que prefieren la igualdad entre españoles y extranjeros (integración formal) y los que piensan que hay que favorecer a los inmigrantes (ciudadanía instituyente). En la actualidad, las posiciones predominantes entre los españoles son las más moderadas (inserción subalterna e integración formal).

El papel de los medios de comunicación

En la presentación del libro, sus autores, los sociólogos Carlos Pereda y Miguel Ángel de Prada, han advertido de que la opinión de los españoles podría radicalizarse en los próximos años, sobre todo si "desde los medios de comunicación se siguen difundiendo estereotipos como que la inmigración va ligada a la delincuencia o que este colectivo genera un enorme gasto social".

El libro recuerda que en los últimos diez años, la población española ha pasado de 39,8 millones de personas a 45,4 millones, con un porcentaje de inmigrantes del 10%. Además, se precisa que entre 2002 y 2006, el número de delitos cometidos en España se redujo el 22%, mientras que en ese mismo periodo, la población inmigrante creció el 85%, lo que demuestra, en opinión de los autores, que "a más inmigración, no hay más delitos".

Por último, el informe se ocupa de la aportación económica de los inmigrantes. En 2005 este colectivo generó la mitad del superávit del Estado y, cada año, los ingresos que generan los venidos de otros países son el 20% mayores que los gastos que comportan.