Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A patadas con un mendigo

Una nueva grabación, la más brutal de las cinco reveladas por ELPAÍS.com, muestra una paliza a un indigente.- La Fiscalía de Madrid dice hoy que el martes abrió una investigación

¿Las agresiones en el Metro de Madrid son casos aislados? Pues ya van cinco publicados por este periódico y otra aparecida hoy en Youtube. El último vídeo, al que ha tenido acceso EL PAÍS, muestra a un vigilante que despierta a patadas a un mendigo que duerme en los escalones del suburbano. El trabajador extiende una porra de hierro antirreglamentaria y le propina cuatro azotes mientras el hombre corre por el pasillo. Se trata de una paliza en toda regla, la peor de las cuatro agresiones vistas hasta ahora.

Preguntado por este periódico, un portavoz de Metro ha declinado comentar si la empresa pública conocía o no este nuevo vídeo porque, sostiene, han enviado todo el material del que disponen a la Jefatura Superior de Policía, que ha abierto una investigación. Los cuatro anteriores le llegaron a la empresa pública de forma anónima en agosto y octubre del año pasado, pero no habían sido denunciadas por ninguno de los agredidos, ni por Metro, ni por las empresas de seguridad implicadas.

El pasado miércoles Prosegur presentó ante los juzgados de Instrucción de Madrid una denuncia para pedir la investigación de los hechos. Además, la Fiscalía de Madrid ha anunciado hoy viernes que el pasado martes abrió una investigación sobre las agresiones a usuarios del Metro a manos de un grupo de vigilantes de seguridad de Prosegur para determinar la existencia de delito en su comportamiento y depurar responsabilidades derivadas de los hechos ocurridos en el suburbano. Ante la "gravedad de lo sucedido", el fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, ordenó el martes abrir diligencias de investigación respecto a las agresiones, un día después de este periódico hiciera públicos los primeros vídeos grabados con móviles que captaron los ataques. EL PAÍS ha publicado esta semana cuatro vídeos en los que se muestra a distintos vigilantes agrediendo e insultando a varios pasajeros por no tener el billete de Metro, a los que se suma el publicado esta tarde con la paliza a un indigente con una porra.

CC OO pide dimisiones

Además, hay otra grabación en YouTube, que fue colgada el 8 de agosto de 2007. En ella, tres vigilantes del suburbano tienen esposada y reducida contra el suelo a una persona de raza negra. Tras levantarle, el retenido se resuelve. Los trabajadores le golpean contra un turno y una cristalera y finalmente lo tiran al suelo, donde uno de ellos lo retiene clavándole la rodilla en la espalda. Además de la agresión, le hacen comentarios xenófobos: "Vienen aquí a joder...esto no lo haces en tu país, ¿a que no verdad?...venís aquí a joder...aquí en España somos muy buenos y eso es lo que está pasando".

"Es una conducta que no se puede tolerar por su aparente delictiidad", ha subrayado Moix, quien ha añadido que este tipo de actos son "inasuibles en un estado de derecho". El fiscal ha indicado que la relación laboral con "la empresa queda al margen de la responsabilidad penal" -en referencia a que, según Prosegur, ya han sido despedidos-, pero ha insistido en que se debe de investigar el comportamiento de los agresores. La investigación dilucidará si la Fiscalía inicia de oficio un procedimiento judicial. Si es así, se remitirá la denuncia al Juzgado correspondiente, lo que podría dar lugar a la inhabilitación de los vigilantes, que aún pueden trabajar para otras empresas.

CC OO ha pedido hoy la dimisión del gerente de seguridad de Metro por no haber impedido y denunciado las agresiones que protagonizaron el año pasado varios vigilantes del suburbano, y ha criticado que esos trabajadores puedan seguir ejerciendo como vigilantes. Prosegur, que aseguraba el miércoles que habían despedido a seis trabajadores implicados en las distintas grabaciones, comunicó ayer al empleado su despido, según confirmó una portavoz de la empresa. Ésta no especificó si el vigilante trabajaba en los servicios de Metro o en otras instalaciones, pero lo cierto es que seguía siendo empleado suyo. CC OO sospecha que "algún agresor continúa trabajando aún en otra empresa y en otras instalaciones".

La ONG SOS Racismo Madrid ha denunciado precisamente "la falta de una respuesta rápida" por parte de las empresas de seguridad, lo que hace que estas agresiones "queden en la absoluta impunidad". En defensa de las empresas, la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad ha condenado "firmemente" unas prácticas que considera "aisladas" y ha defendido la profesionalidad del sector

de la seguridad privada en España.