El inventor más joven

Sólo tiene 5 años pero ya ha batido un récord mundial: Sam Houghton ha pasado a la historia por ser la persona más joven que consigue patentar una idea. Su invención es una escoba con dos cepillos unidos a un palo mediante una cinta de goma, que ha bautizado como Broom. Según el pequeño Sam, es un invento muy útil para poder ayudar a su padre a barrer las hojas del jardín.

Sam tan sólo tenía 3 años cuando ideó el Broom. Inspirado por un programa de inventores, vio a su padre barriendo y pensó que con un doble cepillo lo haría más rápido: "Uno recoge los desperdicios más grandes y el segundo los pequeños que el primero se ha dejado atrás", explica el pequeño a la BBC.

"No sé si quiero ser inventor cuando sea mayor pero fue muy divertido", sonríe Sam, que cuenta con el apoyo de su padre, un abogado especializado en patentes, que anima al resto de los niños a tomar la iniciativa de su hijo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50