ETA atenta con un coche bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Calahorra

Localizados en un monte entre La Rioja y Álava los propietarios del vehículo, amordazados por los terroristas.- El edificio se desalojó tras recibir una llamada de aviso.- Un agente ha resultado herido leve

Un coche bomba explotó ayer en torno a las dos de la tarde junto al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra (La Rioja), que había sido desalojado después de que la asociación de ayuda en carretera DYA de Vizcaya recibiera una llamada de aviso en nombre de ETA. Como consecuencia del estallido, un agente que se encontraba en la puerta sufrió una contractura en el cuello al lanzarse al suelo para protegerse. El atentado ha provocado cuantiosos daños materiales, especialmente en los edificios colindantes al cuartel, con destrozos en ventanas, persianas y otros elementos de las fachadas. Decenas de vecinos han tenido que ser desalojados de sus viviendas y pasarán la noche en un albergue.

Más información
Cronología de los atentados de ETA
El PP confía en que "nadie" negocie con ETA en esta legislatura
El PSE propondrá pactos para desalojar a ANV de las alcaldías
El coche bomba de ETA tenía 70 kilos de explosivos
El coche bomba de ETA tenía 70 kilos de explosivos

La Ertzaintza localizó hacia las cuatro y media de la tarde a los propietarios del vehículo que ha utilizado la banda. Se trata de una pareja que se encontraba atada y amordazada en un monte entre La Rioja y Álava. De esta forma, ETA no habría traído el coche desde Francia como se barajaba en un primer momento, según han informado fuentes de la investigación. Los presuntos autores del atentado robaron el coche a punta de pistola en el Alto de Herrera, unas horas antes del atentado. La pareja fue amordazada y abandonada, según confirmó el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, quien añadió que todavía se está investigando la cantidad y el tipo de explosivo utilizado por ETA.

Camacho señaló que la actuación de la Guardia Civil y las fuerzas de seguridad para acordonar la zona en torno al cuartel ha evitado "algo irreparable, aunque los daños materiales son muchos".

Las cámaras de seguridad del cuartel captaron imágenes del supuesto terrorista que ha aparcado el coche y que iba encapuchado, informa la Cadena SER. Las primeras investigaciones apuntan a que además pueden haber participado al menos otros dos terroristas para cometer el atentado.

La explosión ha producido más desperfectos en varios edificios colindantes que en el propio cuartel, debido al perímetro de seguridad de la instalación. Inmediatamente después de la explosión, la Guardia Civil amplió el cordón de seguridad ante la sospecha de que hubiera un segundo coche bomba en la zona, lo que ya ha sido descartado por el alcalde de Calahorra, Javier Pagola. A las 15.20 se detectó un paquete sospechoso en una calle céntrica de la ciudad, a unos 500 metros del cuartel, que fue analizado por los artificieros.

El coche bomba, un Honda Civic de color azul, hizo explosión en la calle Gallarza, que se encuentra en la parte trasera del acuartelamiento donde se han vivido escenas de pánico. La zona, en la que se había establecido un amplio cordón inicial, se encontraba muy concurrida porque acababa de terminar la procesión del Viernes Santo.

Concentración de repulsa

Las autoridades han anunciado que se van a habilitar plazas en albergues para alojar esta noche a las decenas de vecinos cuyas vivendas han resultado afectadas. Además, Protección Civil va a instalar una tienda de campaña para informar a los ciudadanos. Miles de calagurritanos se concentraron ayer por la tarde junto con las autoridades ante el Ayuntamiento de la localidad para mostrar su rechazo al atentado. Los asistentes guardaron cinco minutos de silencio que terminaron con vítores a favor de la Guardia Civil y gritos contra ETA.

La llamada se recibió a las 13.28 horas en la DYA de Vizcaya y avisó de que a las 14.00 horas explotaría un artefacto colocado en un vehículo del que proporcionaba su modelo, color y marca, han indicado fuentes de esta asociación. Fuentes de la investigación aseguran que el procedimiento usado ayer por la banda terrorista recuerda al atentado frustrado contra un cuartel de la Guardia Civil en Logroño el 9 de agosto de 2007.

Tercer coche bomba desde la ruptura de la tregua

La explosión de este coche bomba es el tercer atentado de este tipo perpetrado por ETA desde la ruptura oficial del alto el fuego ocurrido el 5 de junio de 2007. Además, ETA ha atentado en 13 ocasiones desde esa fecha, ocho veces en 2007 y el resto durante este año. El mismo cuartel fue objeto de otro atentado sin víctimas con coche bomba en 1983. La Guardia Civil está construyendo una nuevas instalaciones a las afueras de la localidad, con lo que el actual cuartel será abandonado.

En estos 13 atentados han muerto tres personas, el ex concejal socialista Isaías Carrasco, asesinado a tiros en Mondragón (Guipúzcoa) el pasado 7 de marzo, y los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero, que fallecieron tras un atentado en la localidad francesa de Capbreton el 1 de diciembre de 2007. Además de estas acciones terroristas, ETA ha intentado atentar tras la ruptura formal del alto el fuego en otras tres ocasiones aunque no lo consiguió.

El presidente del Gobierno está en permanente contacto con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El mando único de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, y el delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulecia, se han dirigido a la localidad riojana, además del secretario de Estado de Seguridad.

El edificio había sido desalojado tras recibir una llamada en nombre de la banda terrorista. Un guardia ha resultado herido de carácter leve. Se ha ampliado el cordón de seguridad por temor a un segundo artefacto.Vídeo: CNN+

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS