Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

The Cure: siniestros totales

Robet Smith triunfa en su regreso a Madrid con un robusto repertorio de casi tres horas con mezcla de clásicos y novedades

Punkis postreros, nueva oleros, siniestros, modernos, oscuros, góticos y emos para, finalmente, volver al origen de todo, que no es otro que el pop. Desde Sussex para todo el mundo. Cuando una banda cruza el umbral y sus himnos son coreados por multitudes se ha alcanzado el techo, sólo queda mantenerse en la línea de flotación sin desviarse con tonterías. Y Robert Smith (48 años y musa en el subconsciente de Tim Burton para su aclamado Eduardo Manostijeras) es un tipo listo para eso, quizás uno de los diez grandes de la historia de la música popular británica, la más trascendente posible.

Y cuando se ha entrado en esa galería de los dioses tiene todo el mérito mantener la ilusión y no caer postrado en un diván de solaz. Eso evidenciaron The Cure. Que siguen en la brecha defendiendo canciones y un estilo de vida, el de los pelos de punta como sugiere el futuro imperfecto y la ropa oscura como inspira el presente continuo sin mirar para nada al pasado reciente.

Más información
Icono de la modernidad
The Cure calientan a 25.000 almas

4:13, quizás el título de su décimotercer disco doble de estudio, que saldrá antes de junio, fue uno de los leitmotif del concierto en un abarrotado Palacio de los Deportes madrileño. Pero, para divertimento de un público cuarentón con todos los abalorios dispuestos para entregarse, el éxtasis llegó con los clásicos, los que estaba deseando rememorar el gentío. Just like heaven, Friday i'm in love, Lullaby y, por supuesto, el mítico Boys don't cry. Estos éxitos fueron los que elevaron a The Cure a los altares desde finales de los 70 y subieron la temperatura gótica del recinto capitalino. Y con final inesperado, políticamente incorrecto: el Killing an Arab, basado en El extranjero de Albert Camus y ya polémico hace 30 años. Ahora para qué profundizar.

Robert Smith, durante la actuación de anoche en el Palacio de los Deportes.
Robert Smith, durante la actuación de anoche en el Palacio de los Deportes.EFE

A la espera de su nuevo disco

The Cure nació en 1976 bajo el nombre Easy Cure. El grupo estaba integrado por Robert Smith (voz, guitarra) y sus compañeros de escuela Michael Dempsey (bajo), Lol Tolhurst (batería) y el guitar hero local Porl Thompson. Para 1978 el Easy se fue, junto con Porl, por lo que pasaron a ser un trío y a llamarse The Cure. Más de tres décadas después, 12 álbumes de estudio, treinta singles y numerosos recopilatorios y reediciones, The Cure están inmersos en esta extensa gira europea que, además de Valencia, Madrid y Barcelona -sus tres citas en España-, les lleva a Berlín, Viena, Zurich, Lisboa, Paris, Londres o Estocolmo, donde iniciaron tour en febrero.El cuarteto británico, que vino por primera vez a Madrid en 1985 compartiendo cartel con Ramoncín, había prometido su 13º disco de estudio en primavera, coincidiendo con esta gira, y ya tiene fecha: mayo. En sus conciertos tocan ya tres temas de su nuevo trabajo, Please Project, A Boy I Never Know y Freak Show.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS