Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barrena guardaba en su casa un grabado con el emblema de ETA

El juez Garzón detuvo ayer al último alto cargo de Batasuna que quedaba libre

La Policía Nacional se incautó de un cuadro con el anagrama de ETA en el registro de más de dos horas que practicó ayer en el domicilio del dirigiente de Batasuna Pernando Barrena, en la localidad navarra de Berriozar, cercana a Pamplona. Los agentes localizaron también tres cajas con documentos. El líder de la formación ilegalizada, que fue detenido durante la mañana por orden del juez Baltasar Garzón, estuvo presente en todo el registro.

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordenó ayer la detención de una de las pocas caras publicas e históricas que le quedaban a la izquierda abertzale, Pernando Barrena, y al dirigente navarro del partido ilegalizado Patxi Urrutia. La policía buscaba ayer al también miembro de la izquierda radical Unai Fano Aldasoro, natural de Larrabetzu (Vizcaya), la tercera persona que el pasado sábado participó en un acto en Pamplona organizado por la izquierda abertzale, en el que explicaron las conversaciones de Loiola (Guipúzcoa) en otoño de 2006, en plena tregua, entre Batasuna, PNV y PSE-EE.

Dentro de las diligencias previas (320/07), las mismas que han llevado a la cárcel a 19 de los 38 dirigentes de la Mesa Nacional de Batasuna nombrada en 2006, el juez les acusa de integración en organización terrorista por reiteración delictiva, al seguir actuando en nombre del partido ilegalizado. Desde entonces, Barrena ha actuado como portavoz de Batasuna y ha protagonizado varios actos públicos y conferencias de prensa.

Fuentes de la Audiencia Nacional señalaron ayer que previsiblemente Barrena y Urrutia pasarán el próximo jueves a disposición del juez Garzón para prestar declaración y celebrar la vistilla sobre su más que probable ingreso en prisión preventiva.