Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento considera "imposible" hacer un túnel bajo el Eje Prado-Recoletos

El Ayuntamiento dice 'no' a la propuesta de la Comunidad y recuerda a la baronesa que el proyecto estaba en el programa electoral cuenta "con el respaldo de los ciudadanos".- El PSOE reitera su oferta de diálogo

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ha respondido hoy que "no es posible" llevar a cabo la propuesta del consejero de Transportes e Infraestructuras, Manuel Lamela, de construir un túnel bajo el Eje Prado-Recoletos para paliar los posibles problemas de movilidad que generaría la reforma de este espacio. Cobo, que ha subrayado que esta idea de descartó en los 90, no ha opinado sobre la amenaza de la baronesa Thyssen de llevarse su museo a otro lugar de la ciudad, pero sí le ha recordado que el plan que a ella tanto le disgusta estaba en el programa electoral del PP y que, por tanto, "cuenta con el respaldo del partido y de los ciudadanos" que otorgaron a Alberto Ruiz-Gallardón la mayoría absoluta en mayo.

Cobo, que ha sustituido al alcalde en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, ha indicado que la idea de Lamela le parece "una opinión más". A renglón seguido, ha detallado uno por una las muchas razones que encuentra el Ayuntamiento para decir no al túnel. Entre "efectos negativos" que tendría un subterráneo en los paseos del Prado y Recoletos ha destacado la tala de árboles. Precisamente éste era la principal objeción al anterior proyecto, ya que suponía la muerte de más de 700 ejemplares.

Además, existen muchas infraestructuras subterráneas en la zona, desde el túnel ferroviario que une Atocha y Chamartín (el túnel de la risa) hasta tres líneas de metro (la 4, la 2 y la 1), que discurren a pocos metros de profundidad, así como el pase subterráneo de la Glorieta de Carlos V. Además, tanto el Banco de España como el Ministerio de Defensa tienen instalaciones subterráneas y también están los colectores de la vaguada castellana. Según cálculos del Ayuntamiento, para salvar todos estos obstáculos habría que bajar la tuneladora habría a 20 metros de profundidad, lo que implica que las rampas de acceso y de salida se irían a 300 metros de longitud.

Un túnel a 20 metros de profundidad

Además, está el problema del impacto en el medio urbano de las entradas y salidas que habría que construir. Cobo también ha citado los problemas que generarían las salidas de emergencia y los sistemas de evacuación de humos por la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del Eje Prado-Recoletos o las dificultades que se presentarían para canalizar el tráfico de los vehículos que desearan acceder al túnel. Sobre el rechazo al plan anunciado ayer por la baronesa Thyssen , Cobo ha dicho que "si no haces nada, no enfadas a nadie", pero los ciudadanos les han votado para que lo hagan. En este sentido, le ha recordado que el plan estaba en el programa electoral del PP y que, por tanto, "cuenta con el respaldo del partido y de los ciudadanos" que votaron mayoritariamente a Ruiz-Gallardón en mayo.

Cobo, que no se ha pronunciado sobre la posibilidad de que el Museo Thyssen acabe trasladándose a otro emplazamiento de llevarse a cabo el plan, ha añadido que la polémica le recuerda a la de los parquímetros, que en teoría suscitaban una oposición frontal pero que luego no tuvieron un coste electoral. Así las cosas, el Ayuntamiento "sigue adelante" con el proyecto de reforma del eje Prado-Recoletos y espera las alegaciones, y sobre todo las alternativas, que presente la Fundación Thyssen y el resto de instituciones. Lo que se oiga fuera de esas alegaciones, que espera que sean "concretas y viables" y que podrán presentarse durante dos meses, puede ser sólo "ruido", en opinión de Cobo.

Por su parte, el Grupo Municipal Socialista de Madrid ha reiterado su ofrecimiento a Ruiz-Gallardón, para sentarse a dialogar sobre el proyecto con el objetivo de buscar un consenso con todas las partes implicadas. El portavoz municipal, David Lucas, ha dicho:"Yo no voy a entrar a valorar las opiniones de la baronesa Thyssen sobre este tema, pero sí creo que el Ayuntamiento no puede presentar un proyecto al margen de todos". Este "todos" incluye tanto a los grupos de la oposición como a la Comunidad de Madrid, los grupos parlamentarios en la Asamblea regional, el Gobierno de la Nación y los responsables de los museos Reina Sofía, Thyssen, del Prado y de la Casa Encendida. "Estamos hablando de uno de los ejes culturales más importantes no sólo de España, sino de toda Europa", ha recordado el concejal socialista.