Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos quiere que España "le coja la mano" para superar juntos la crisis diplomática

Rabat no se pronuncia sobre el momento en que regresará a Madrid su embajador llamado a consultas tras la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla

Marruecos quiere que España le coja la mano para superar juntos la crisis que estalló hace dos semanas cuando la Casa del Rey anunció la primera visita real a Ceuta y Melilla. Con el lenguaje algo afectado que utilizan con frecuencia los responsables marroquíes, el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Khalid Naciri, expresó ayer el deseo de que los españoles "coloquen su mano dentro de la nuestra para superar la crisis y privilegiar nuestra relación bilateral". "La relación hispano-marroquí ha pasado por una crisis", resaltó.

Naciri no ha improvisado estas palabras sino que ha hecho una declaración leída a la salida del Consejo de Gobierno, como se llaman en Marruecos los Consejos de Ministros que no preside el rey Mohamed VI. Su iniciativa tiene así más calado.

Esta declaración apaciguadora, la primera desde que hace dos semanas el propio Naciri abrió las hostilidades criticando con dureza el viaje real, no significa, sin embargo, que el embajador marroquí en Madrid, Omar Azziman, vaya a regresar a la capital. "No hay ninguna decisión tomada al respecto", ha recalcado una alta fuente diplomática marroquí. Azziman fue llamado a consultas por el propio monarca hace 13 días.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, formuló el deseo, en un desayuno con la prensa organizado por la agencia Europa Press, de que el jefe de la misión marroquí vuelva "cuanto antes" a Madrid.

Naciri ha insistido, una vez más, en que España debe abrir una negociación con Marruecos sobre el futuro de las dos ciudades autónomas, pero lo ha hecho con un lenguaje menos exigente, sin supeditar la normalización diplomática a hipotéticas conversaciones sobre el traspaso de soberanía. "Nuestros amigos españoles saben muy bien que los marroquíes insisten en la necesidad de abrir un diálogo sobre el porvenir de Ceuta y Melilla", ha subrayado.

El portavoz ha concluido expresando el deseo de que, a partir de ahora, "nuestros amigos españoles tengan en consideración nuestros sentimientos, nuestra sensibilidad y nuestras reivindicaciones, cuyo propósito no es crear dificultades sino preservar nuestras relaciones".

Los Reyes de España visitaron Ceuta y Melilla el 5 y 6 de noviembre y, el último día de su gira, Mohamed VI publicó un inusual comunicado en el que expresó su "condena" del "lamentable" viaje real.