Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reporteros sin Fronteras pide cambios en la Constitución para despenalizar las injurias al Rey

La organización condena las "presiones" a informadores para que se conviertan en "auxiliares de la policía", en referencia al caso de la quema de fotos de don Juan Carlos en Girona

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha pedido hoy que se enmiende la legislación española sobre las injurias a la Corona "que perjudica la libertad de expresión". Al tiempo, la organización defensora de la libertad de prensa condena las "presiones" a profesionales para que se conviertan en "auxiliares de la policía" en las investigaciones sobre la quema de fotos del rey Juan Carlos.

"RSF rechaza las presiones ejercidas en España sobre los profesionales de los medios de comunicación en diferentes casos de injurias a la Corona. Es urgente que se despenalicen estas disposiciones que perjudican la libertad de expresión", afirma RSF en un comunicado. Para la organización es preciso que se refuerce "la protección de las fuentes de los periodistas", porque "es escandaloso convertir a un periodista en auxiliar de la policía, forzándole a entregar sus fotos so pena de verse denunciado".

El fotógrafo Jordi Ribot compareció el pasado día 28 ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska por haberse negado a entregar las imágenes tomadas durante un acto en el que activistas quemaron fotos del rey en Girona, durante una visita de Don Juan Carlos. El reportero accedió a entregar las fotos ante la amenaza de verse denunciado por "desobediencia grave a la autoridad judicial", un delito que le hubiera acarreado una pena de seis meses a un año de cárcel.

"Los hechos a los que se refiere el caso son menores y tendría que haber primado la protección de las fuentes periodísticas", indica la organización, que subraya que tres publicaciones, los diarios vascos Deia y Gara y el semanario satírico El Jueves, "han tenido que vérselas recientemente con la justicia por hacer humor" con la familia real. "Por irreverentes que fueran (las caricaturas), no se justifican las penas que pueden recaer sobre los periodistas", añade RSF.

El pasado 17 de septiembre, los periodistas de Deia Josetxu Rodríguez y Javier Ripa y el columnista de Gara Nicola Lococo comparecieron ante la justicia por "injurias al rey". Los dos primeros son autores de un fotomontaje publicado en diciembre de 2006 en el suplemento Caduca Hoy de Deia, en el que aparece Don Juan Carlos a punto de cazar un oso aparentemente drogado para facilitarle la tarea. Nicola Lococo escribía unos días más tarde en Gara una columna en la que aludía al "presunto alcoholismo del oso y del Rey", dice RSF.

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, estimó entonces que tanto el montaje como el artículo atentaban contra "la dignidad y el honor del jefe del Estado" y acusó a sus autores de un delito de injurias graves a la Corona, penado con entre seis meses y dos años de cárcel.

El pasado 20 de julio, la justicia ordenó el embargo del número 1.537 de El Jueves. Según RSF, la portada de la revista representaba "una caricatura del príncipe heredero Felipe y de su esposa Leticia en pleno retozo sexual, que hacía burla a la política de fomento de la natalidad del Gobierno de José Luis (Rodríguez) Zapatero".