Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional aplaza su decisión ante el recurso del PP a la LOTC

Los conservadores intentan apartar a la presidenta del debate de la reforma, lo que les daría el control del Tribunal

El pleno del Tribunal Constitucional continuará en los próximos días el debate sobre si su presidenta, María Emilia Casas, y el vicepresidente, Guillermo Jiménez, deben o no abstenerse a la hora de votar el recurso presentado por el PP contra la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC), que prevé una prórroga de sus mandatos a la que se oponen los populares. Hoy, los magistrados, sin la participación de Casas y Jiménez, no han alcanzado una decisión sobre sus abstenciones tras más de dos horas de deliberaciones.

El pleno de hoy era un episodio más en la lucha que mantienen el Gobierno y el PP por hacerse con el control del Alto Tribunal, que debe pronunciarse sobre asuntos tan importantes como el Estatuto de Cataluña o la ley del matrimonio homosexual. Con la participación de 10 magistrados ?cinco conservadores y cinco progresistas, con el voto de calidad en poder de los conservadores- hoy se ha debatido una resolución favorable a que Casas y Jiménez se abstengan en la deliberación del recurso del PP contra la nueva LOTC. Finalmente no se ha votado.

El pasado día 27 se votó una resolución contraria a la abstención de la presidenta y el vicepresidente en el asunto, pero los conservadores usaron el voto de calidad, en manos de Vicente Conde Martín de Hijas, y forzaron una nueva, que debía ser votada hoy, aunque finalmente no ha sido así y las deliberaciones continuarán "próximamente". Una vez que el pleno del TC resuelva la cuestión de las abstenciones, los magistrados deberán pronunciarse sobre la admisión o no a trámite del recurso del PP.

Con la actual correlación de fuerzas, cinco conservadores con el voto de calidad y cinco progresistas, Casas y Jiménez habrán de abstenerse en la deliberación de la admisión a trámite del recurso a la LOTC presentado por el PP. Una vez admitido a trámite, los conservadores podrían tumbar la LOTC, que permite que Casas y Jiménez sigan en sus cargos más allá de diciembre de 2007, cuando expira su mandato. De ese modo, los progresistas se asegurarían el voto de calidad en un Pleno en el que hay seis conservadores y seis progresistas. El PP y sus magistrados afines pretenden tumbar la nueva LOTC y hacerse después con la presidencia del Constitucional, asegurando el voto de calidad, decisivo, en asuntos como el recurso del PP al Estatut o a la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo, entre otros.

Sin embargo, los movimientos no acaban hoy. Ante la posible toma de control de los conservadores, el Gobierno prepara la recusación contra dos de los magistrados afines al PP, Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, lo que dejaría de nuevo el Pleno con una mayoría progresista de cinco a tres.