Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes despiden a los dos soldados caídos el lunes en Afganistán

Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera fallecieron al explotar un artefacto al paso de su vehículo compañeros

El funeral de Estado por los dos soldados españoles muertos en el atentado talibán en Afganistán se ha celebrado esta mañana con la presencia de los Reyes en la sede de la Brigada Paracaidista en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, las más altas autoridades del Estado y la cúpula militar han asistido a este homenaje a los paracaidistas Germán Pérez y Stanley Mera, fallecidos el pasado lunes junto a un intérprete afgano al explotar un artefacto al paso de un convoy.

A su llegada Don Juan Carlos y Doña Sofía se acercaron a los familiares de Pérez y del ecuatoriano Mera para expresarles sus condolencias. A continuación miembros de la Brigada Paracaidista portaron a hombros los féretros de los fallecidos, sobre los que se ha impuesto la Medalla al Mérito Militar con distintivo rojo, concedida a título póstumo, durante la ceremonia.

Han asistido al funeral los presidentes del Congreso y Senado, Manuel Marín y Javier Rojo, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el presidente del Tribunal Supremo, Francisco Hernando. También estuvieron presentes el jefe de Estado Mayor de la Defensa, general Félix Sanz, y el líder del PP, Mariano Rajoy.

La llegada

El avión de las Fuerzas Aéreas con los cuerpos de los dos soldados del contingente español que perdieron la vida el pasado lunes en Afganistán aterrizó esta madrugada a las 02.37 en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). En el mismo avión han llegado a España el sargento Carlos Soto García y los soldados David Ospina y Oscar Bertomeo, que resultaron con heridas menos graves en el ataque de insurgentes ingresados en el hospital de la base militar estadounidense en Farah.

A pie de pista esperaba una delegación de autoridades civiles y militares encabezada por el Príncipe Don Felipe, y entre quienes se encontraban la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general de Ejército Félix Sanz, así como unos 50 familiares de los fallecidos y los heridos.