Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atasco de más de 70 kilómetros en Cataluña obliga a abrir los peajes de Tarragona y El Vendrell

La circulación en la AP-7 ha quedado prácticamente normalizada

Unas retenciones históricas, que en algunos momentos han llegado a superar los 70 kilómetros, han obligado esta sábado a abrir durante seis horas los peajes de la autopista AP-7 en El Vendrell y Tarragona, una medida excepcional que en Cataluña nunca se había adoptado por colapso en el tráfico.

La circulación por la autopista AP-7 a su paso por Tarragona ha quedado casi normalizada, aunque la carretera sigue arrastrando retenciones que se acercan a los cinco kilómetros, según ha informado el Servicio Catalán de Trafico (SCT).

También se han ido disolviendo las retenciones que registraba la N-340, única alternativa a la AP-7 en Tarragona, donde la circulación está ya completamente normalizada.

Tráfico, desbordado por la operación salida

Desbordando las estimaciones del Servicio Catalán de Tráfico (SCT) por la operación salida, las primeras retenciones se han empezado a concentrar en la AP-7 hacia las siete de la mañana del sábado, y poco antes de las 14.00 horas del mismo día, la autopista estaba al borde del colapso entre los peajes de Martorell (Barcelona) y Tarragona.

Las colas, que el SCT ha calificado de "insólitas", han motivado que los Departamentos de Interior y Política Territorial fraguaran un acuerdo con la concesionaria Acesa para abrir las barreras de los peajes, una medida a la que se había recurrido ante accidentes o situaciones meteorológicas adversas pero nunca por congestión viaria.

Por este motivo, a las 13.45 se han subido las barreras de los peajes de Tarragona y El Vendrell, aunque a media tarde, a medida que las retenciones se iban disolviendo, la concesionaria ha vuelto a cobrar a los conductores de forma "selectiva e intermitente", según el director del Servicio Catalán de Tráfico, Josep Pérez Moya.

Pese a cierto alivio, la AP-7 -principal vía de entrada a España desde Europa- ha ido arrastrando durante toda la tarde del sábado retenciones de casi treinta kilómetros, una situación que se ha contagiado a la N-340, única alternativa a la autopista en la zona y que ha llegado a acumular una decena de kilómetros de colas. Ante la mejoría de la situación, Acesa ha bajado definitivamente las barreras de ambos peajes a las 19.45, aunque las retenciones seguían superando los 20 kilómetros a la altura de Tarragona.

Vehículos procedentes de Francia

El conseller de Interior, Joan Saura, ha explicado que Tráfico había previsto para el sábado circulación intensa y alguna retención en la AP-7, tradicionalmente la más conflictiva durante los fines de semana y las operaciones salida, pero que la situación "se ha agravado por la gran afluencia de vehículos procedentes de Francia".

"Como gobierno no podíamos estar impasibles ante esta situación", ha añadido Saura, que se ha mostrado esperanzado en que las obras previstas en esta autopista, que consistirán en la construcción de un tercer carril en el tramo comprendido entre la confluencia de esta vía y la AP-2, y Vila-seca y Salou (Tarragona), "eviten en un futuro que se repitan retenciones de esta magnitud".

Ante las reiteradas quejas de los automovilistas, que llevan años denunciando que se tenga que pagar peajes en situaciones de grandes retenciones, el Parlamento catalán instó hace unos años al gobierno de la Generalitat a negociar con la concesionaria Acesa el levantamiento de las barreras de sus peajes cuando se produjeran atascos importantes. El primer gobierno tripartito estuvo negociando en 2004 con Acesa, sin éxito, que ante estas situaciones se redujera el precio de los peajes, teniendo en cuenta que se cobra por un servicio que no se ofrece.

Circulación difícil

Aparte del sector de Tarragona, la circulación ha sido difícil en otros tramos de la autopista, como en Castellví de Rosanes (Barcelona), Riudellots de la Selva (Girona) y Maçanet de la Selva (Girona), que han alcanzado diez kilómetros de circulación lenta.

La misma vía ha soportado colas de hasta 3,5 kilómetros en la frontera con Francia, en La Jonquera (Girona), así como de cuatro kilómetros en La Roca del Vallés (Barcelona) en dirección a Girona y de nueve kilómetros en Castellbisbal (Barcelona) en sentido al peaje de Martorell (Barcelona).

La DGT recuerda, con motivo de la tercera fase de la operación salida de agosto, que facilita información gratuita por diversos medios sobre el estado de la circulación: en internet (http://www.dgt.es); en teletexto de TVE, página 600, y de Tele 5, página 540, desde el teléfono móvil (Movistar 505/404/ e-moción, Amena 2221 y Vodafone 141), en WAP (http://www.dgt.es/index.wml) y en el teléfono 900 123 505, así como en los boletines informativos de radio.

Durante este periodo de tiempo coincidirán los desplazamientos de aquellos que inician sus vacaciones y de los que realizan viajes propios del fin de semana, que finalizan el domingo por la noche.