Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón inaugura el último túnel de la M-30

El Ayuntamiento prevé que unos unos 80.000 vehículos diarios utilizarán el 'bypass' sur de la vía de circunvalación

Más de 30 meses después, todas las grandes obras relacionadas con la reforma de la M-30 están en funcionamiento. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha inaugurado el túnel sur del bypass sur de la vía de circunvalación, un subterráneo de 4,2 kilómetros que comienza en el paseo de Santa María de la Cabeza y termina en el entorno de la avenida del Mediterráneo y la conexión con la A-3.

La nueva infraestructura, que ha supuesto 551,9 millones de euros de inversión, según el Ayuntamiento, está unida a un tramo soterrado de acceso de 1,6 kilómertros y a otro desde Marqués de Vadillo. En total, casi seis kilómetros de túnel nuevos que, junto a la nueva Avenida de Portugal, lo convierten en el subterráneo urbano más grande del mundo. El conjunto de lo inaugurado hoy ha costado 622,7 millones de euros. Según las previsiones municipales, unos 80.000 vehículos diarios utilizaran el bypass.

Gallardón ha afirmado que, con la culminación de la reforma de la M-30, hoy es "un día para historia de la ciudad". Se trata de "la mayor operación de reequilibrio medioambiental", según Gallardón, que se ha llevado a cabo en Madrid. El alcalde ha insistido en que las obras se han hecho para los madrileños. "Aquí, hoy, ya, con ellos y para ellos".

El bypass sur tiene un túnel gemelo que fue inaugurado el pasado 23 de marzo y que permite a los conductores que circulan por la M-30 y se dirigen hacia la A-5 y la A-6 reducir en 1,5 kilómetros su recoorirdo. Los vehículos que accedan a Madrid desde la A-5 podrán conectar con la A-3 a través de la avenida de Portugal, un tramo de la M-30 que discurre paralelo al río y el túnel sur del bypass sur, tras lo que habrán recorrido 12 kilómetros bajo tierra. Este subterráneo será el túnel urbano más largo del mundo, mientras que su gemelo es el más largo de Europa si se accede a él desde la A-3 y se continúa hasta la salida a la superficie en el Estadio Vicente Calderón.

Las obras para construir este subterráneo, que discurre bajo los parques de la Arganzuela y Enrique Tierno Galván, fueron adjudicadas a la Unión Temporal de Empresa (UTE) formada por Dragados y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) por más de 410 millones de euros. Para excavar el túnel se construyó la mayor tuneladora del mundo, llamada Tizona, que tenía 148 metros de longitud y 4.200 toneladas de peso.