Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

Bienvenido al último túnel

Entra en servicio el subterráneo que conecta el Vicente Calderón con la A-3

Si aún desconoce el nuevo trazado subterráneo de la M-30 no se compre un GPS, porque no funcionan bajo tierra. Mejor conduzca atento a los carteles de señalización de la nueva infraestructura o apréndase el itinerario antes de salir de casa. El conductor inexperto que desconozca la reforma corre el riesgo de perderse entre la maraña de entradas y salidas de los túneles.

El túnel sur del bypass sur, que se estrena hoy, tiene una longitud de 5,9 kilómetros. Este subterráneo que nace en el Vicente Calderón no cuenta con ninguna salida hasta desembocar cerca de Conde Casal. Su hermano siamés: el túnel norte de este atajo, desde la autovía de Valencia (A-3) hasta el Calderón, es el túnel más largo de Europa con 7,5 kilómetros, según fuentes municipales. Esta vía cuenta con una salida a la M-30 y otras dos hacía Marqués de Vadillo y a la glorieta de Pirámides. El final de este túnel enlaza con la vía principal de la vía de circunvalación a la altura del estadio atlético. La intención del Ayuntamiento ha sido convertir este túnel en una vía rápida y para desplazarse por el sur de la capital.

Un conductor que provenga de la autovía de Valencia (A-3) puede circular bajo tierra hasta la carretera de Extremadura (A-5) sin apenas ver la luz del sol. Ante un ataque de angustia por tanta luz artificial el conductor tiene salidas: por la calle maestro Arboz, en dirección Legazpi; por la glorieta de santa María de la Cabeza; por la carretera de Toledo (A-42); por la glorieta de Pirámides, en dirección Marqués de Vadillo; por el paseo de Virgen del Puerto; la glorieta de San Vicente; o la avenida de Portugal.

En el otro sentido, un conductor que circule desde la autovía de la Coruña (A-6) en dirección sur tomará el túnel de la M-30 a la altura del paseo del Marqués de Monistrol que se prolonga hasta la carretera de Valencia (A-3). Este túnel también esta salpicado de salidas a la altura del puente de Segovia, por la travesía de Iván de Vargas, Marqués de Vadillo, Atocha, carretera de Toledo (A-42), glorieta de Cádiz y el nudo sur. Si el conductor tiene prisa y prefiere tomar un atajo puede tomar el bypass sur, un doble túnel, en ambos sentidos, entre el estadio Vicente Calderón y Conde Casal, que permite evitar el nudo sur, con un tráfico de más de 200.000 vehículos diarios, y una de las zonas más colapsadas de la ciudad.

El Ayuntamiento ha reformado el sur de la vía de circunvalación que rodea Madrid, pero también ha construido ocho tramos subterráneos que conectan diferentes distritos de la ciudad: el eje del Ventisquero de la Condesa, con un túnel de 1,4 kilómetros, une la avenida de la Ilustración con la M-40 y acerca a los vecinos de Mirasierra al barrio del Pilar. El eje de Pío XII, que enlaza el nudo de la Paloma y la avenida de la Ilustración por Monforte de Lemos o Sinesio Delgado.

También está en funcionamiento el túnel que conecta el nudo de Costa Rica con la avenida de la Ilustración, a través de la calle de Alberto Alcocer, Cuzco, Sor Ángela de la Cruz, Marqués de Viana y la avenida del camino de los Pinos. En Cuatro Caminos, también, se ha construido un subterráneo que une la avenida de Reina Victoria con la Castellana.

En O?Donnell se ha enterrado el tráfico mediante un túnel desde la calle de Alcalá hasta la M-30. Un tramo de la avenida de Portugal se ha convertido en un jardín, por debajo discurre un túnel que conecta la plaza de España y el Alto de Extremadura.

El paseo de Embajadores enlaza directamente con el nudo sur por un subterráneo de 3,4 kilómetros. Además, los autobuses de la estación del Sur podrán salir hacía el nudo sur bajo tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de mayo de 2007