Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba: "Si a De Juana no le quedara un año por un delito de amenazas no hubiera tomado esta decisión"

El ministro del Interior asume "de manera personal" la medida de enviar al terrorista al País Vasco

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asumido de manera personal la decisión de otorgar el segundo grado penitenciario al etarra José Ignacio de Juana Chaos, quien ha abandonado en una ambulancia con destino a Euskadi el hospital de Madrid en el que estaba siendo alimentado a la fuerza desde finales de 2006. Rubalcaba ha subrayado que no hubiera aplicado la medida si al recluso no le quedara “poco más de un año de pena por cumplir, por el delito de amenazas no terroristas”. El ministro ha recordado en más de cinco ocasiones que la medida es "escrupulosamente legal".

El titular de Interior ha asegurado que el juez de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional y ha apelado a razones "legales y humanitarias" para justificar la medida. "De no adoptar esta decisión De Juana hubiera fallecido en prisión en las próximas semanas", ha afirmado, aludiendo a informes médicos "concluyentes".

Rubalcaba ha indicado que el recluso ha sido clasificado en segundo grado penitenciario, con la aplicación del artículo 100.2 del reglamento, de modo que cumplirá su condena en régimen atenuado "para evitar su fallecimiento". "No es libertad condicional ni es un tercer grado", ha agregado.

"Va a seguir cumpliendo su condena; en primer lugar, lo hará en un hospital del País Vasco para su tratamiento y cuando ello fuera posible, si es que fuera posible, en su domicilio hasta su total restablecimiento", ha precisado el ministro.

"He ponderado cuidadosamente las consecuencias de la decisión", ha asegurado Rubalcaba, quien ha insistido en que ha "meditado mucho" sobre las consecuencias de hacerlo y también sobre lo que hubiera podido pasar si no lo hubiera hecho".

Razones legales y humanitarias

El titular de Interior ha esgrimido razones "legales y humanitarias" para justificar la medida.

Apoyo parlamentario

El ministro ha señalado que cuenta con el apoyo de todos los grupos parlamentarios con la excepción del PP. "Sé que la decisión es controvertida, pero es mi responsabilidad tomarla y por eso la he tomado esta mañana", ha añadido el ministro, quien ha anunciado que sobre esta medida se informará a las víctimas del terrorismo.

Al abordar las razones de tipo humanitario, ha aducido que era "perfectamente consciente "de que muchos ciudadanos podrían pensar que De Juana no merece este tipo de tratamiento, porque él no tuvo piedad de sus víctimas".

"No les falta razón", ha admitido el titular de Interior, quien, no obstante, ha subrayado: "Una de las diferencias entre los terroristas y los que no lo somos es que a nosotros nos importa la vida, la de todas la personas, sean o no terroristas [...] probablemente en eso reside nuestra legitimidad moral".

Rubalcaba ha insistido en que la administración penitenciaria debe cumplir con este mandato constitucional, cualesquiera que sean los motivos que hayan llevado, al penado a su estado actual". "Debe cumplir con este mandato constitucional para preservar la vida de quienes están en la prisión", ha agregado.

El ministro ha recordado que esas "razones humanitarias" han estado presentes en un número de casos similares -que ha cifrado en 20- en los que se han aplicado medidas penitenciarias equivalentes a las que hoy he decidido aplicar a Ignacio de Juana.

"En muchos casos, con presos de ETA que tenían condenas muy superiores por delitos muchos más graves a los que se dan en el caso de hoy", ha afirmado Rubalcaba, quien ha sostenido que "el Estado tiene que ser firme y a la vez inteligente, y este Estado es firme y está actuando de forma inteligente".