Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero asegura que será "inflexible" contra la corrupción urbanística

El presidente presenta a los candidatos socialistas a los grandes ayuntamientos

El Gobierno será “inflexible” en su lucha contra la corrupción urbanística. Así lo ha asegurado hoy el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un acto del PSOE para presentar a los candidatos socialistas a las alcaldías de las localidades de más de 50.000 habitantes. Igualmente, ha animado a sus candidatos de cara a las municipales de mayo y les ha marcado una línea al decir que no se ganan las elecciones con el insulto ni las descalificaciones, sino con las palabras y las ideas.

Zapatero ha acudido a Leganés para dar su apoyo a los candidatos socialistas a los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes, donde ha presentado de forma oficial, entre otros, a Miguel Sebastián, que opta a la alcaldía de Madrid. De cara a los comicios municipales, que se celebrarán el próximo 25 de mayo, Zapatero ha pedido a los candidatos socialistas que apliquen políticas que resuelvan los problemas reales de los ciudadanos, y en alusión a la actitud del PP, ha rechazado los insultos, subrayando que los comicios se ganan "escuchando, no pidiendo siempre que te escuchen".

Sobre la corrupción urbanística, además de prometer “inflexibilidad”, ha anunciado que los socialistas la quitarán "del futuro de las ciudades".

El presidente no ha hecho ninguna referencia a la búsqueda de la unidad antiterrorista ni a la manifestación convocada esta tarde en Madrid por el Foro de Ermua. Fiel a su promesa de no "confrontar" con el PP, el jefe del Ejecutivo no ha querido entrar en el ataque directo al partido que lidera Mariano Rajoy, por lo que tampoco ha citado el tema del terrorismo ni la manifestación que esta tarde, convocada por el Foro de Ermua, recorrerá las calles de Madrid.

Zapatero ha dicho que en el año 2006 España ha sido el país "que más ha crecido económicamente" y el que más empleo se ha creado de los ocho países más "potentes" del mundo, citando Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. Con esta base, ha sacado pecho con respecto a la afirmación de “la derecha de

este país" de que España “se iba a romper", cuando en realidad, tras el 2006 está "más fuerte que nunca".