Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional estudia conceder la libertad provisional a De Juana Chaos por su grave estado de salud

Los informes del hospital aseguran que el etarra podría morir o padecer secuelas irreversibles a corto plazo si continúa con la huelga de hambre

La Audiencia Nacional estudia conceder la libertad provisional al etarra José Ignacio de Juana Chaos por su "grave estado de salud", según publicó ayer ELPAIS.com con informaciones de fuentes jurídicas. El terrorista inició una huelga de hambre el 7 de noviembre en protesta de la condena de más de 12 años que le fue impuesta por amenazas a cinco responsables de prisiones. El lunes, el alto tribunal recibió un informe médico sobre su situación del Hospital Doce de Octubre de Madrid, donde se encuentra ingresado. Según este informe, De Juana tiene un "alto riesgo de morir o padecer secuelas irreversibles a corto plazo", aunque tampoco puede descartarse "una muerte súbita".

El informe, firmado por el jefe de la Unidad de Nutrición Clínica y dos médicos adjuntos de Medicina Interna, concluye que, "de persistir el paciente en su actitud, a la vista de la evolución y de los datos existentes en la literatura científica, hay un alto riesgo de producirse un proceso de deterioro progresivo". El etarra fue ingresado en el centro médico el 24 de noviembre, tras apreciarse descompensaciones "más bajas de lo normal" en un análisis de sangre que le fue efectuada en la prisión de Aranjuez donde cumplía condena.

Con este informe en las manos, que califica de "crítica" la situación del preso, los jueces de la sección primera de la sala de lo penal de la Audiencia han dictado una providencia a las partes -Fiscalía y a Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)- para que se pronuncien en un plazo de 24 horas. Deben estudiar si procede modificar la situación penitenciaria del interno y concederle la libertad provisional. Otra opción es acordar la prisión atenuada u otras medidas de control policial o telemático, pero en ningún caso el tercer grado penitenciario, ya que se trata de un preso preventivo.

Recurso al Tribunal Supremo

Esta huelga de hambre, que dura ya dos meses, es la segunda que mantiene el etarra. La primera protesta duró también de dos meses, entre agosto y septiembre del año pasado, por lo que su salud estaría ya bastante resentida. La Audiencia dictó una resolución por la que autorizaba al centro hospitalario a alimentarle a pesar de su negativa. El tribunal recalcó en su resolución "el esencial deber de la Administración de velar por la vida, integridad y salud del interno". Los médicos del hospital Doce de Octubre le colocaron una sonda nasogástrica para alimentarle por esta vía, ante la negativa de De Juana a ingerir ningún tipo de alimento.

De Juana Chaos, que perteneció al comando Madrid y cumplió 18 de los más de 3.000 años de prisión que le fueron impuestos por 25 asesinatos, fue condenado el 8 de noviembre a 12 años y siete meses de prisión por un delito de amenazas terroristas en relación con dos artículos publicados en el diario Gara en los que criticaba a varios directores de prisiones.

Los abogados del terrorista han pedido una revisión de su condena al Tribunal Supremo. Este martes, el fiscal general de Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha dicho que le parece "responsable" que el alto tribunal haya decidido analizar con celeridad dicho recurso. Durante su intervención en el Fórum Europa, el fiscal general ha sido preguntado por la postura que mantendrá la Fiscalía. A este respecto, ha explicado que su institución se pronunciará igual que ya hizo en la Audiencia Nacional, donde pidió una pena inferior que la AVT, pero también distinta de la absolución que reclamó la defensa del preso.

Una delegación del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, organismo dependiente del Consejo de Europa, viajó el 14 de enero a España para investigar la situación De Juana Chaos. La delegación, que no ha emitido ningún informe, estaba compuesta por su vicepresidente primero, Mauro Palma, el médico suizo Jean Pierre Restellini y el funcionario Maco Leidekker.