Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

La Ertzaintza localiza una mochila con otros 60 kilos de material explosivo en Vizcaya

Los agentes localizan además otros 20 kilos de material explosivo, en la misma zona donde el jueves se halló una potente bomba lista para ser usada

La Ertzaintza localizó ayer por la tarde una mochila con 60 kilos de diferentes materiales explosivos que, junto a los 20 kilos de nitrato de amononio, una sustancia utilizada para la confección de amonal, encontrados por la mañana, suman un total de 80 kilos de explosivo. Ambos hallazgos se han producido en la misma zona boscosa de la localidad vizcaína de Atxondo donde el pasado jueves se descubrió una bomba, compuesta por 100 kilos de amonal, lista para ser explosionada, a falta únicamente del detonador.

En el lugar donde se ha encontrado la mochila con los explosivos también se han localizado dos bolsas con 0.5 kilogramos de cloratita cada una en su interior, así como diversos manuales habitualmente utilizados por ETA para la fabricación de artefactos explosivos, según ha informado el departamento vasco de Interior. Los agentes de la Ertzaintza, con la ayuda de perros adiestrados, perinaron la zona desde primera hora para tratar de localizar nuevas partidas de material que pudieran permanecer ocultas.

El primer hallazgo se produjo por la mañana, cuando los agentes localizaron escondido en un pequeño agujero en la tierra un recipiente de plástico con 20 kilogramos de nitrato de amonio, utilizado para la confección de amonal. También fueron encontrados varios detonadores en ese mismo orificio, mientras que en otro agujero cercano han sido halladas diversas mochilas, en este caso vacías. Según fuentes de la lucha antiterrorista, el material para fabricar bombas estaba esparcido por las cercanías del aparcamiento de Atxondo donde fue localizado el jueves un bidón con 100 kilos de amonal y un turismo con la matrícula doblada.

Un comando de 'legales'

Todos estos hallazgos, según fuentes de la investigación, están relacionados con el comando de miembros legales de ETA (no fichados) que montó el zulo hallado en la cercana localidad de Amorebieta el 23 de diciembre. Según la investigación, los terroristas huyeron a Francia al ser descubiertos por la Ertzaintza. El departamento de Interior del Gobierno vasco ha explicado que todas las hipótesis sobre el destino de los explosivos están abiertas.

Según Interior, en el estado actual de las investigaciones no se puede saber si los explosivos estaban destinados a un atentado contra edificios o contra personas, ni el lugar donde los terroristas pensaban instalar la bomba ni el día que tenían previsto para ello. "Hay muchas líneas de investigación abiertas, y cada uno puede darles el valor que quiera", han dicho fuentes de la Consejería.

Por otro lado, el aeropuerto de Bilbao ha recuperado la normalidad en su actividad tras comprobarse que el aviso de bomba recibido la mañana de ayer era falso, según ha informdo un portavoz del Departamento vasco de Interior. Una llamada recibida en las instalaciones del propio aeropuerto ha alertado de la colocación de un explosivo y la Ertzaintza ha procedido a activar el protocolo de emergencias. Los agentes han registrado las instalaciones, que no han sido desalojas en contra de lo que se había informado previamente, en busca del presunto artefacto. No han encontrado nada sospechoso. Posteriormente, los agentes sí han evacuado el aparcamiento cubierto de las instalaciones, que tras su registro, ha sido reabierto.