Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un trabajador que ahorraba para volver a Ecuador

Carlos Alonso Palate, primera víctima de ETA en tres años y medio, trabajaba en una fábrica de plásticos en Valencia

Carlos Alonso Palate, uno de los dos ecuatorianos desaparecidos tras el brutal atentado del sábado en Barajas, tenía 35 años. Era el mayor de cuatro hermanos, tres varones y una mujer, y el único que vivía en España, en Valencia, desde hace cuatro años. Todos nacieron en Ambato, un pueblo situado a dos horas y media de Quito.

Palate quería regresar a Ecuador cuando tuviera suficiente dinero ahorrado, siempre restando de su salario los 300 dólares mensuales que enviaba a su madre, invidente, y a los familiares y amigos que le habían prestado dinero para pagarse el viaje a España. No obstante, estaba a gusto en valencia, donde vivía con otros familiares, entre ellos su tío Luis Antonio. Allí trabajaba en una fábrica de plásticos y también, de forma esporádica, en la recogida de naranjas en la huerta de Valencia, según comentó su tío a EL PAIS.

En Ecuador Palate trabajó como albañil y estuvo en la fábrica Vestetexa de Ambato. En el año 2002 viajó a España y se instaló en Valencia, donde inicialmente consiguió un empleo como albañil. Después, entró a trabajar en la mencionada fábrica de plásticos.

La víctima había salido el viernes de Valencia con destino a Madrid, para acompañar a un amigo que acudía al aeropuerto de Barajas para recoger a su mujer, que había viajado hasta España para pasar la Nochevieja con su marido. Durmieron en un hostal en Madrid y el sábado por la mañana, temprano, los dos fueron al aeropuerto. El amigo salió a recoger a su esposa, pero Carlos Alonso tenía sueño y prefirió quedarse en el coche para echar una cabezadita. Ya no se supo nada más de él hasta que su cadáver ha sido hallado esta tarde.

"Verlo por última vez"

Los familiares de Carlos Alonso Palate, han expresado su deseo de que el cadáver llegue cuanto antes para "verle por última vez". "Sólo quisiera que mi hermano, así sea muerto, venga acá para verle por última vez", dijo a la estación de televisión Ecuavisa, entre sollozos, Elvia Palate, hermana del fallecido, que vive en una humilde vivienda en la ciudad andina de Ambato.

Elvia Palate es una de las tres hermanas de la víctima. María Seilema, madre de Carlos Alonso Palate, tampoco pudo contener el llanto al ser abordada por reporteros en su casa, tras conocerse el hallazgo del cuerpo sin vida de su hijo. Seilema, que es ciega, ha indicado que aceptaría cualquier contribución que le ofrezca el Gobierno español y ha recordado que su hijo aportaba dinero a su hogar.

La madre no hallaba respuesta a lo sucedido y sólo se preguntaba por qué su hijo fue víctima del atentado en el aeropuerto madrileño. Por su parte, el gobierno ecuatoriana ha confirmado que el Gobierno español trasladará esta tarde a Quito el cadáver de Carlos Alonso Palate. Diego Ribadeneira, un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ecuador, ha indicado a la emisora de televisión Teleamazonas que el cuerpo de Palate será trasladado en un avión militar español.