Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela garantiza a España que no dará la nacionalidad a etarras

El Gobierno consideraba "inaceptable" que Caracas concediera beneficios a los activistas

El Gobierno de Venezuela ha garantizado esta tarde al embajador de España en Caracas que no concederá la nacionalidad a cuatro etarras residentes en el país y que no indemnizará a otros dos que fueron expulsados del país en 2002, según han anunciado fuentes diplomáticas. Esta mañana ha surgido una polémica entre ambos Gobiernos a raíz de unas informaciones periodísticas que daba cuenta de un acuerdo que concedía estos beneficios a varios miembros de la banda.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ha explicado esta tarde que el embajador, Raul Morodo, se ha entrevistado hoy con el ministro venezolano de Exteriores, Nicolás Maduro, quien le ha asegurado que las autoridades de su país “desautorizan" el contenido de los acuerdos de los que se han hecho eco informaciones periodísticas y en virtud de los cuales se concedía la nacionalidad venezolana a Eugenio Barrutiabengoa, Lorenzo Ayestarán, Jesús Ricardo Urteaga y Miguel Angel Aldana.

Además, según informaba la agencia Vascopress, el Gobierno de Hugo Chávez también se comprometía a pagar una indemnización de más de 325.000 euros a los miembros de ETA Sebastián Etxaniz Alkorta y Juan Víctor Galarza Mendiola como compensación por haberlos entregado a la justicia española en 2002. Los beneficios figuraban en el pacto alcanzado entre Caracas y los abogados de los dos etarras, que presentaron una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Según la fuente de Exteriores, el Gobierno venezolano "desautoriza los términos del acuerdo" alcanzado por los abogados de los etarras, que asegura se tomaron "sin su conocimiento". En este sentido, ha hecho saber al Gobierno español que "no va a conceder ni indemnización ni la nacionalidad a etarras".

El Gobierno español se ha escandalizado esta mañana por la noticia. El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguraba que daría “la respuesta que corresponda” si se confirmaba la noticia, mientras que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificaba la hipótesis de “inaceptable”. El Ministerio de Exteriores se ponía a trabajar entonces para comprobar la veracidad de la información. Desde Senegal, Zapatero esperaba a saber si se había producido “la consumación de esas adquisiciones de nacionalidad”. Finalmente, se ha el Gobierno de Caracas ha confirmado que el acuerdo existía, pero que no se aplicará sui contenido.