Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María San Gil, en el juicio de 'Txapote': "Cuando vi la pistola en la nuca de Gregorio pensé que era una broma"

Visto para sentencia el juicio al terrorista Txapote por el asesinato del concejal donostiarra del PP Gregorio Ordóñez

La presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, ha testificado esta mañana en la Audiencia Nacional contra el etarra Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote, por el asesinato del concejal del PP de San Sebastián Gregorio Ordóñez, el 23 de enero de 1995. Ella estaba presente cuando lo mataron. Ha dicho: "En aquel segundo, cuando vi la pistola en la nuca de Gregorio, pensé: Menuda broma macabra". "Inmediatamente después, la cara de Gregorio se desfiguró completamente".

Durante su testimonio, la dirigente de los populares vascos, entonces secretaria personal del concejal del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián, ha recordado que el 23 de enero de 1995 se encontraba comiendo con Ordóñez y otros tres compañeros en un bar de la Parte Vieja de San Sebastián. "De repente", ha relatado, "vi una pistola sobre su cabeza; inmediatamente se disparó. La cara de Gregorio, por supuesto, cambió completamente. En ese instante, la persona que le había pegado el tiro salió corriendo y yo salí detrás suyo. A la salida, se cayó, y me di cuenta de qué hacía yo corriendo detrás del asesino. Entonces, volví a entrar en el bar".

La presidenta del PP vasco ha contado que por entonces los concejales del partido no estaban escoltados. "En esos años era imposible pensar que en el casco viejo de San Sebastián viniese alguien a pegarte un tiro", ha explicado. La hermana del concejal asesinado, Consuelo Ordóñez, también ha acudido al juicio. Ha declarado antes de entrar en la sala que se siente "encantada" por la celebración de esta vista. Ha asegurado que tiene muchos compañeros "que son víctimas de ETA y no saben todavía quienes son sus asesinos" o "lo saben y se los cruzan en la calles de sus pueblos". "Espero que se le hayan bajado los humos a Txapote", ha añadido.

30 años de cárcel

El juicio de hoy es la última vista oral a la que asistirá el etarra antes de ser devuelto a Francia, donde fue detenido el 22 de febrero de 2001. Las autoridades francesas entregaron a Txapote a España el pasado 15 de diciembre y, desde entonces, ha sido condenado a 82 años de prisión por el asesinato del socialista Fernando Múgica; a 50 años por el del concejal del PP Miguel Angel Blanco; a 29 años por el del sargento Alfonso Morcillo y a 18 años por el atentado contra una discoteca de Deba (Guipúzcoa).

El proceso por el asesinato del concejal ha quedado visto para sentencia. En la vista, el fiscal Ignacio Gordillo ha mantenido su petición de 30 años de cárcel para Txapote, quien ha dicho que no iba a declarar porque no quería "formar parte de este teatro", y ha solicitado que una vez cumplida la pena se le prohíba acercarse a la localidad donde reside la familia de la víctima durante un período de 10 años.

Además, ha reclamado que el acusado indemnice con 300.000 euros a los herederos del primer edil del PP asesinado por la banda terrorista. La acusación particular, que representa a la viuda e hijo de Ordóñez, y las acusaciones populares -ejercidas por el PP, el Ayuntamiento de San Sebastián y Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)- han pedido la misma pena de cárcel y la prohibición de acercarse a la familia durante 10 años y han reclamado 600.000 euros como indemnización.