Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno confirma que las manchas de fuel localizadas cerca del Prestige proceden del petrolero

Los científicos aseguran que no suponen riesgo para el ecosistema por su escaso tamaño y su lejanía de la costa gallega

Santiago de Compostela / Madrid

El Gobierno ha confirmado hoy que las manchas de fuel que se han detectado en la zona donde permanece hundido el pecio del 'Prestige' proceden del petrolero, pero los científicos han considerado que no tendrán consecuencias en el ecosistema marino por su escasa dimensión y debido a que están a 250 kilómetros de la costa gallega.

Las manchas e irisaciones de hidrocarburo, de hasta dos centímetros de espesor, fueron detectadas hace 10 días por científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO), centro dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia. El análisis de las primeras muestras y las observaciones realizadas por los investigadores en el lugar ya apuntaban a que el hidrocarburo provenía de los tanques del petrolero griego que Repsol selló hace dos años. Además del IEO, han participado en las tareas de vigilancia y seguimiento de estas manchas y galletas Salvamento Marítimo y el Centro de Prevención y Lucha contra la Contaminación Marítima y del Litoral (CEPRECO).

Esta mañana se han conocido los resultados finales de los análisis de las muestras recogidas en la zona, encargados por el IEO, "que confirman que los restos de fuel proceden del 'Prestige'", dice el comunicado del Gobierno. Aunque la previsión de los científicos es que estas filtraciones de fuel no tendrán efecto sobre el ecosistema por su escasa dimensión, su casi inmediata dispersión y la lejanía de la costa, "el Gobierno ha decidido intensificar las actuaciones de vigilancia y seguimiento de la zona", añade la nota. Estas intervenciones de vigilancia y seguimiento ya se vienen realizando "de manera constante" en la zona, "por si en algún momento fuera preciso poner en marcha alguna nueva actuación", se precisa. El 'Prestige' se hundió en noviembre del año 2002 a más de 200 kilómetros de la costa gallega y sus restos se encuentran a casi 4.000 metros de profundidad. En 2004, mediante técnicas que nunca se habían utilizado antes, se consiguió extraer, por parte de la empresa Repsol, el 95% del fuel que contenían sus tanques, casi 14.000 toneladas. Sólo 700 toneladas quedaron en la popa del buque al no poder ser extraídas por imposibilidad técnica.