Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROCESO PARA EL FIN DE LA VIOLENCIA

Zapatero: "Con violencia, nada de nada"

El presidente del Gobierno advierte que el diálogo con ETA no llegará hasta que no termine la violencia, incluida la 'kale borroka'

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en Estambul.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en Estambul. EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reiterado esta tarde en Turquía la idea expresada por la vicepresidenta primera del Gobierno esta mañana sobre los últimos actos de kale borroka registrados en el País Vasco: "Con ausencia de violencia avanzará el diálogo, con violencia, nada de nada".

El jefe del Ejecutivo ha ofrecido una rueda de prensa en Estambul junto al primer ministro turco, Tayyip Erdogan. En ella, ha rechazado el recrudecimiento de la violencia callejera en el País Vasco, que tuvo su cumbre el viernes por la noche cuando un grupo de radicales intentó quemar vivo a un agente de la policía municipal de Bilbao. La kale borroka también es violencia, ha recordado Zapatero, algo "absolutamente rechazable e inaceptable en un país democrático, de libertades", cuyos actores "responderán por ello".

Zapatero ha explicado los tiempos que debe seguir el proceso: la primera exigencia es la ausencia de violencia, la segunda fase será el diálogo y, en tercer lugar, "un acuerdo de convivencia en Euskadi". "Esos son los tiempos, y esos tiempos tienen necesariamente que arrancar, que partir, de la ausencia de violencia", ha dicho.

Además, ha recordado los principios con los que trabaja el Gobierno desde que se abrió el proceso de paz: "firmeza en los elementos", puesta de manifiesto en la declaración en el Congreso que marcó el inicio de diálogo con la banda terrorista en junio, y la "perspectiva que representa un alto el fuego permanente después de más de tres años sin víctimas mortales".

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado "sorprendido" por las opiniones de otros políticos en los últimos días: "Vivimos en una especie de paradoja porque algunos se han dedicado a hacer oposición (...) con la lucha contra el terrorismo en España, bien con lo sucedido en la tragedia del 11-M, ahora de una manera más intensa, casi monográfica, con la lucha contra la violencia de ETA".

El Gobierno no cederá

La misma idea expresada por el jefe del Ejecutivo en Turquía centró el discurso de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, esta mañana en Palma de Mallorca: no habrá avances en el proceso de paz mientras continúe la violencia y mientras ETA no explicite su voluntad de abandonarla. El Gobierno no cederá a chantajes de nadie.

En un acto electoral en Palma de Mallorca, De la Vega ha dicho que no será posible avanzar en el proceso de paz "mientras ETA no asuma que la violencia no conduce a ninguna parte" y "no acredite su voluntad inequívoca de poner fin a la violencia definitiva". "No se puede ser, estar y actuar si no es dentro de la Ley".

El cese de la violencia "de cualquier tipo" es la premisa fundamental para iniciar el proceso de paz. "Estas son las reglas marcadas desde el principio por el Gobierno. No han cambiado, no estamos cediendo, ni lo haremos", ha dicho, ante las reiteradas acusaciones del PP de que el Gobierno se somete a las presiones del entorno ETA-Batasuna. Muy al contrario, asegura que el Ejecutivo "no cederá nunca ante los chantajes de nadie".

Además, ha dicho que "la paz sólo será posible sin precio político, con respeto a la ley y con el permanente recuerdo de las víctimas". "Esos son los tres pilares básicos a los que el Gobierno es fiel y todos los que digan lo contrario mienten", ha dicho.