Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar califica de "gran error" el proceso abierto por Zapatero para terminar con el terrorismo

El ex jefe del Ejecutivo asegura que su Gobierno "jamás habló con los terroristas"

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha dicho que "uno de los grandes errores" del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero es "negociar con los terroristas" de ETA, porque, ha dicho, en el año 2004, cuando el PP aún gobernaba, éstos "estaban casi liquidados".

En una entrevista que publica hoy el diario guatemalteco Prensa Libre, el político español ha querido marcar distancias entre el actual alto el fuego, declarado por ETA en marzo de 2006, y la tregua decretada por la banda en 1998 cuando él era presidente del Gobierno. A diferencia de la situación actual, según Aznar, ""nosotros jamás hablamos con ellos; al contrario los rechazamos". "La banda terrorista declaró entonces una tregua multilateral. Ahora la tregua ha sido negociada. ¿A cambio de qué? no sé. Ahora vuelven al chantaje y sólo dicen cumpla usted con lo que se ha comprometido", ha criticado. En su opinión, "no se puede hablar con criminales (porque) es darles el poder".

Como contrapunto, ha aplaudido la tesis del Gobierno estadounidense en materia antiterrorista y ha dicho que "no hay que buscar justificaciones porque los terroristas son criminales que quieren destruir nuestras sociedades, nuestras instituciones". "Se necesita coraje y fortaleza para luchar contra ellos", ha señalado.

Críticas a Chávez y Castro

Centrado más en la política suramericana, Aznar ha explicado al rotativo guatemalteco que le preocupa el retorno del populismo al continente americano, porque trae menos democracia, menos Estado de Derecho, menos libertad y menos prosperidad. "Hay un eje castrochavista dedicado a desestabilizar a muchos países. No sé si alcance ahora a Nicaragua", ha apuntado Aznar, quien ha dicho que hay que evitar que surjan caudillos populistas que jueguen a exportar temor e inseguridad y dividir políticamente al continente.

Pese a su sólida sintonía con el actual presidente estadounidense George W. Bush, Aznar ha calificado de "antipático" el muro aprobado por la Administración republicana para separar la frontera estadounidense de la mexicana. Y ha dicho que esa medida no funcionará. En todo caso, ha apostado por ordenar la emigración (porque) "el tráfico ilegal al primero que perjudica es al inmigrante".