Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Cataluña

Saura asumirá Interior y desarrollo del Estatut y Carod se perfila como único vicepresidente

El nuevo tripartito, la 'Entesa Nacional pel Progrés' tendrá 14 consellerias, siete del PSC, cinco de ERC y dos de ICV

Joan Saura, Josep Lluís Carod Rovira  y José Montilla, el día antes de las elecciones.
Joan Saura, Josep Lluís Carod Rovira y José Montilla, el día antes de las elecciones. CARLES RIBAS

El nuevo tripartito se hará efectivo mañana y tiene nombre propio: la Entesa Nacional pel Progrés. El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, y el líder de ICV-EUiA, Joan Saura, se han reunido esta mañan para cerrar el organigrama del que será el próximo Gobierno catalán, una nueva edición del tripartito que gobernó durante los tres últimos años. Según han acordado, estará formado por 14 consellerias, siete del PSC, cinco de ERC y dos de ICV. Carod será el único vicepresidente del Gobierno catalán y Sauta asumirá funciones de desarrollo del Estatuto e Interior desde una misma consellería.

PSC, ERC e ICV-EUiA han suscrito hoy una declaración de intenciones en la que se comprometen a iniciar una "larga etapa de estabilidad, cohesión social, progreso económico, desarrollo sostenible y ambición nacional" con objetivos como "avanzar en la expresión plena de la nación catalana".

A partir de los principios de este manifiesto, pactado tras una reunión de unas cuatro horas entre representantes del PSC, ERC e ICV-EUiA, el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, hará su declaración de mañana en el acto de presentación del ejecutivo que han denominado como Entesa Nacional pel Progrés (entendimiento nacional para el progreso), que se celebrará en el Parlament. Montilla estará acompañado por Josep Lluís Carod-Rovira (ERC), Joan Saura (ICV-EUiA) y una nutrida representación de diputados de las tres formaciones.

Según lo pactado, el candidato del PSC leerá en este acto una declaración de intenciones del nuevo Gobierno tripartito. En un principio, los otros dos candidatos no harán ninguna declaración.

En el documento, los tres partidos aseguran también que "una vez aprobado el nuevo Estatut, con independencia de las posiciones mantenidas a lo largo del debate estatutario, es obligación del gobierno catalán desplegarlo con todas sus potencialidades para llenar los espacios de autogobierno generados en beneficio de todos los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña".

Organización

Según ha trascendido de fuentes cercanas a la negociación, el nuevo Gobierno estará compuesto de un máximo de 14 carteras, 7 para el PSC, 5 para ERC y 2 reforzadas para ICV-EUiA. Igualmente, se incluye la creación de un "órgano colegiado de coordinación política" que se reuniría una vez por semana y que serviría para que los máximos líderes del tripartito dirimiesen posibles discrepancias de gestión. Las fuentes informan de que el PSC perdería la consellería de Interior en beneficio de ICV, que además ostentaría también la de Relaciones Institucionales y la de Medio Ambiente y Vivienda.

El PSC tendría Educación y Universidades, Salud, Economía, Trabajo e Industria, Política Territorial y Obras Públicas, Agricultura y Justicia. Las fuentes consultadas apuntan que ERC, además de la vicepresidencia del ejecutivo para Josep Lluís Carod-Rovira, tendría bajo su control Gobernación, Cultura (con las competencias de Sociedad de la Información), Comercio y Turismo, y Bienestar y Familia.

El encuentro se ha producido antes de que se celebraran las ejecutivas de ERC y de ICV-EUiA, y en él se ha abordado cómo queda la estructura del nuevo ejecutivo. Una de las cuestiones pendientes, además del reparto de consellerías, es que ICV-EUiA reclama una vicepresidencia segunda del ejecutivo para Joan Saura, algo a lo que se opone ERC, cuyo presidente ocupará la primera vicepresidencia, un cargo que deberá ser creado mediante decreto, ya que ni el nuevo Estatut ni las leyes catalanas de organización del gobierno y la administración de la Generalitat prevén esta figura.

Carod-Rovira tenía la intención de celebrar la ejecutiva de su partido antes de la reunión con Montilla y Saura, para informar a los miembros de su partido del acuerdo alcanzado ayer con el líder del PSC, pero finalmente no ha sido así. El acuerdo fue alcanzado tan sólo cuatro días después de las elecciones del 1 de noviembre, después de una intensa negociación entre socialistas y republicanos durante todo el fin de semana.

Montilla será el presidente de la Generalitat y Carod Rovira ocupará la vicepresidenci. Además, se prevé que el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, entre en el nuevo ejecutivo autonómico, posiblemente como conseller de Gobernación y Administraciones Públicas, aunque los nombramientos de consellers serán antes consensuados entre las tres formaciones del tripartito.

"Nueva oportunidad"

Rovira calificó ayer el acuerdo de "una nueva oportunidad" para reeditar el tripartito y para aplicar "políticas serenas, constructivas y estables". Rovira ha dicho que "no es hora de hacer frentes de ningún tipo", sino de trabajar por la "cohesión social" y ha asegurado que su decisión ha sido tomada tras detectar el deseo del PSOE y de CiU, incluso de "dirigentes del PP" de que en Cataluña pactasen PSC y CiU.

Por su parte, el secretaro general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, dijo que si finalmente se constituye un nuevo gobierno tripartito con Montilla a la cabeza, el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero no contará con el apoyo de su partido en Madrid ya que no existiría "motivo alguno". Duran aventuró que si se reedita el tripartito, será "una fórmula que va a durar muy poco" porque se trata de "tres proyectos muy distintos" y que no son capaces de garantizar estabilidad en Cataluña. "Si lo hacen, allá ellos", dijo.

El portavoz del PP en el Parlament durante esta legislatura, Francesc Vendrell, ha afirmado, tras anunciarse el nuevo pacto tripartito, que el próximo Ejecutivo será "un gobierno de perdedores" porque las tres candidaturas de izquierdas han sufrido un "fuerte castigo electoral, sobre todo el PSC".