Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos pactan oponerse a iniciativas del PP que "desprestigien las instituciones"

El PSOE presenta la iniciativa como "un aldabonazo en defensa de la decencia democrática"

Los portavoces de todos los partidos salvo el PP han explicado esta mañana en el Parlamento por qué aprobaron ayer una enmienda para rechazar las teorías conspirativas sobre el 11-M y en defensa de la labor de jueces y policías. Pero además, han ido más allá y han anunciado que se opondrán a cualquier iniciativa de los populares que pretenda desprestigiar las instituciones del Estado de Derecho.

El acto, una rueda de prensa conjunta de todos los partidos, no tenía demasiados precedentes y ha escenificado y ahondado la soledad en la que se encuentran los populares, en este y otros temas.

Desde el PSOE, Diego López Garrido ha asegurado que la iniciativa de ayer fue sólo "un aldabonazo en defensa de la decencia democrática" y ha advertido que siempre que el PP "quiera instrumentalizar al Parlamento" para "quitar valor" a la labor de la policía, los partidos actuarán "con igual contundencia.

El coordinador general de IU Gaspar Llamazares, ha asegurado que "no somos un contubernio, ni formamos parte de una conspiración", y ha abogado por defender "la dignidad del Parlamento, la verdad", para lo que hay que "parar los pies a la política tóxica y la contaminación del Parlamento".

Desde CiU, su portavoz Jordi Jané ha recalcado que el Parlamento no puede ser la "caja de resonancia de teorías conspirativas que afectan a un proceso judicial abierto", y se ha mostrado contrario a "reabrir el espectáculo mediático y parlamentario".

En nombre de ERC, Joan Puig ha dicho que "el PP debe ser de otro mundo, del mundo al revés", y ha recomendado a su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana; al secretario general, Ángel Acebes, y el ex presidente José María Aznar que "escuchen, y algún día entrarán en razón. Si no, tendrán esta respuesta".

El diputado del PNV Emilio Olabarría ha resaltado la necesidad de trabajar por "la regeneración democrática e institucional, oscurecida por la inoculación de la sospecha basada en el testimonio de delincuentes", en una muestra de "falta de decoro parlamentario".

El portavoz de Coalición Canaria, Paulino Rivero, ha expresado su "confianza absoluta en el trabajo de la justicia y de la Policía", y ha apostado por mirar atrás sólo para recordar y apoyar a las víctimas de la masacre terrorista.

Por último, en representación del Grupo Mixto, la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, ha concluido que la enmienda elaborada ante la moción del PP no era un "cheque en blanco", sino una expresión rotunda y contundente de respeto y respaldo a la justicia. "Y si el PP tiene pruebas, que acuda a los tribunales", ha concluido.

Acusaciones al Gobierno

Ayer el PP volvió a acusar al Gobierno de ser "responsable de informes falsos, de ocultación de pruebas y de todo tipo de obstáculos a la actuación judicial". Los portavoces del resto de los grupos ignoraron la gravedad de estas acusaciones, planteadas sin prueba alguna y se limitaron a leer una enmienda -en sustitución a la moción del PP- en la que se defendía el respeto a la investigación judicial y policial.

Los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, los más sangrientos de la historia de España, dejaron 191 muertos en varios trenes de cercanías de Madrid. Aunque las primeras investigaciones se llevaron a cabo con Gobiernos del PP y la autoría islamista es indiscutible a partir de todas las pruebas aportadas, los populares insisten en una cambiante teoría conspiratoria sobre la comisión de los atentados.