Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, Reino Unido y Gibraltar acuerdan el uso conjunto del aeropuerto del Peñón

El primer vuelo directo entre Madrid y el Peñón tendrá lugar el próximo mes de diciembre

España, Reino Unido y Gibraltar han rubricado hoy en Córdoba un gran plan de cooperación en el Peñón que permitirá, entre otras cosas, el uso conjunto de su aeropuerto, cuestión que Madrid reclamaba desde hace dos décadas. El acuerdo tiene cuatro capítulos: aeropuerto, líneas telefónicas, pensiones y tránsito, según informa Peru Egurbide.

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el secretario de Estado británico para Asuntos Europeos, Geoff Hoon; y el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, han firmado esta mañana un pacto sin precedentes, el de mayor importancia en la materia desde la reapertura de la Verja en 1982 (la cerró Franco en 1969). En 1987 ya se cerró un acuerdo similar entre Londres y Madrid, que no se aplicó por la oposición de Gibraltar (ausente en las negociaciones). En el Peñón viven unas 28.000 personas.

El pacto de hoy es fruto de las conversaciones iniciadas en octubre de 2004; fue anunciado el pasado 25 de julio pero no se firmó a la espera de cerrar algunos flecos. No se toca en cualquier caso la cuestión de la soberanía sobre el Peñón: el anterior Gobierno del Partido Popular fracasó a la hora de lograr que Reino Unido la compartiera con España, y el PSOE no ha querido volver a tocar esta cuestión.

El aeropuerto. Es el punto clave del acuerdo. Con las limitaciones actuales impuestas por Madrid, en la actualidad los gibraltareños sólo pueden volar a Reino Unido. Esta instalación tiene una sola pista que cruza perpendicularmente la única carretera entre el Peñón y La Línea de la Concepción; por ello, cada vez que despega un avión se bajan unas barrearas como las de un paso a nivel para cortar el tráfico. Está situada sobre un territorio no cubierto en el Tratado de Utrech, por lo que España no reconoce la soberanía sobre él, y tiene naturaleza militar.

Ahora se va a construir una nueva terminal, financiada y mantenida por Gibraltar; las obras pueden durar dos años. Londres se responsabilizará de la pista y la torre de control. Las tres partes fijarán las reglas y uso y vigilarán la marcha de la instalación. Madrid levantará las actuales restricciones para que los aviones puedan volar a territorio español.

La terminal estará suspendida sobre el lado norte de la Verja, es decir, tendrá una parte suspendida sobre territorio de La Línea de la Concepción. Eso permitirá superar un conflicto estancado durante 19 años y colocar policía de inmigración española en territorio del Peñón, algo a lo que Gibraltar siempre se ha negado. Los unos tendrán presencia en el aeropuerto, los otros podrán decir que en realidad están flotando sobre territorio español. En cualquier caso, a la terminal se accederá sólo desde el sur de la Verja.

El primer vuelo directo entre los aeropuertos de Madrid y Gibraltar está previsto que se produzca en algún momento del mes de diciembre, según han adelantado fuentes diplomáticas españolas a la agencia Europa Press.

¿Quién controlará a los pasajeros? Madrid quería que los viajeros entre Gibraltar y España no estuvieran sujetos a controles (como ocurre en los vuelos nacionales), pero las autoridades del Peñón se negaron para que no fueran policías españoles quiénes controlaran a aquellos que quisieran viajar, por ejemplo, de la Roca a Berlín. Por tanto, aún habrá que negociar este asunto. En cualquier caso, los españoles que vuelen a Gibraltar y los gibraltareños que lo hagan a España pasarán un control doble, el mismo que los que se desplacen desde el Peñón hasta un territorio no cubierto por el Tratado de Schengen.

Líneas telefónicas. España ha accedido a que Gibraltar funcione a corto plazo con sólo el prefijo internacional 350, de manera que el Peñón dejará de depender de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y podrá contratar en el mercado tantas líneas como desee. En la actualidad, se puede llamar a Gibraltar con el 350 desde todo el mundo menos España, donde hay que marcar el 956, prefijo de Cádiz. A cambio, las empresas españolas podrán operar en su territorio. En la actualidad en Gibraltar hay 30.000 líneas españolas, pero las autoridades quieren unas 500.000 para operar negocios de Internet.

Pensiones. Londres compensará a los cerca de 6.000 pensionistas que perdieron sus trabajos cuando se cerró la Verja en 1969, y que tienen sus retribuciones congeladas desde 1989.

Facilidades de tránsito. España firma una declaración de intenciones por las que se compromete a no utilizar los controles de tránsito en la Verja como medio de presión política.

Instituto Cervantes.En el último momento se ha incluido en el acuerdo la petición de Gibraltar de abrir una sede del Instituto Cervantes en su territorio, ante la preocupación de ambas partes por el deterioro del uso del español allí.