Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tren de Villada iba a más de 100 kilómetros por hora en un tramo limitado a 80

Seis personas han muerto y más de 30 han resultado heridas al descarrilar el tres en Villada. -La vía se encuentra abierta al tráfico desde las 15.30

Las primeras investigaciones sobre el accidente ferroviario que ayer costó la vida a seis personas en Villada (Palencia) apuntan a que el tren iba a más de 100 kilómetros por hora, en un tramo donde no podía ir a más de 80 kilómetros por hora, según adelanta la cadena SER. Aunque la velocidad genérica en ese tramo está limitada a 130 kilómetros por hora, en un cambio de agujas como por el que pasó el tren antes de descarrilar, la velocidad máxima convencional se sitúa entre los 30 y los 80 kilómetros por hora.

Teléfonos habilitados por Renfe y Adif para familiares y afectados
900 200 222 / 902 200 215

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ya adelantó anoche que el accidente ferroviario ocurrido ayer en la localidad palentina, y en el que murieron seis personas y 36 resultaron heridas, se debió a un "exceso de velocidad". Según ha explicado la ministra, la recuperación de la vía se ha llevado a cabo de una manera "muy rápida", ya que "se ha tirado el puente" contra el que chocó el convoy. A las 15.30 se reanudará el tráfico ferroviaria por una de las vías. La otra vía necesita unos trabajos complementarios y estará operativa el jueves.

La titular de Fomento ha recorrido la zona del accidente acompañada del delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo. Allí ha insistido en que el origen del siniestro fue un "exceso de velocidad" que desarrolló el convoy de largo recorrido para recuperar el retradso que traía respecto con un Tren Regional que circulaba delante.

Con este propósito, Intercity efectuó una operación ferroviaria sin gran trascendencia como es el cambio de aguja o de vía, en lugar de circular por la pasante -como se denomina en el argot ferroviario-. Se trata de una operación que se suele hacer de forma habitual, pero en este caso con un exceso de velocidad cuyas causas se están investigando. Las circunstancias del accidente -ha precisado la ministra- se darán a conocer en 48 horas, una vez terminados los trabajos de la comisión que realiza esta labor desde ayer.

El presidente de Renfe, José Salgueiro, que respalda de momento la tesis del exceso de velocidad, ha dicho que mañana se conocerá "con exactitud" por qué el tren accidentado circulaba por encima de la velocidad adecuada a su paso por la estación de Villada y por qué no la redujo cuando cambió de vía, maniobra que debe ejecutarse a unos 30 kilómetros por hora. El sistema de seguridad del tren (ASFA) regula la velocidad del tren de acuerdo con la posición de la siguiente señal de la vía.

No obstante, ha rechazado que el retraso que llevaba el convoy -unos 20 minutos- fuera relevante para ese exceso de velocidad. Salgueiro ha declarado que el tren se encontraba en perfectas condiciones y contaba con las medidas de seguridad habituales. Por su parte, el presidente de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, Antonio González, ha dicho que las vías también se encontraban en perfecto estado. Ambos han coincidido en que el tráfico podrá restablecerse mañana miércoles.

Por el momento, se sabe que la máquina se salió de la vía a la salida de una curva en las inmediaciones de la estación de Villada y el primer vagón se empotró contra un pilar de un puente que hay en las inmediaciones de la estación. El tráfico ferroviario en este punto, que no se considera especialmente peligroso, se gestiona a través del sistema CTC, un sistema de seguridad de tráfico centralizado, en este caso desde León. Siguiendo el protocolo de seguridad de Adif, el supervisor de circulación que estaba al frente en León ha sido sometido a controles de alcohol y drogas. En ambos casos ha dado negativo, según fuentes de Adif.

El maquinista

Durante su visita a la zona, Álvarez también dicho que el maquinista no ha sido detenido y ha destacado que su responsabilidad se derivará de la investigación. Ha subrayado además que se trata de un trabajador "que merece todo nuestro respeto y apoyo", y ha hablado de las condiciones psicológicas por las que tiene que estar atravesando.