Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela cancela la compra de aviones militares españoles pero mantiene la de ocho patrulleras

Sustituir los equipos estadounidenses tras el veto de Washington al acuerdo resultaría "extraordinariamente" caro

El Gobierno de Venezuela ha cancelado la compra de 12 aviones a la compañía aeronáutica española CASA-EADS porque el veto impuesto a principios de año por Estados Unidos (que fabrica algunas de sus partes) ha elevado "extraordinariamente" el valor de los aparatos. El país suramericano sí adquirirá ocho patrulleras a Navantia incluidas en el mismo contrato, firmado en noviembre del año pasado y valorado en 1.750 millones de euros.

"[EADS-CASA] tenía que sustituir los componentes de manufactura norteamericana, y parece que eso altera extraordinariamente el valor de las aeronaves", afirmó anoche el general Alberto Müller, asesor del Estado Mayor del presidente venezolano, Hugo Chávez.

El presidente del comité de empresa del astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz), José Antonio Oliva, aseguró hace unos meses que EE UU "no tiene capacidad, desde el punto de vista técnico" para bloquear el acuerdo de venta porque "no incluyen tecnología estadounidense".

La Embajada de Washington en Madrid mostró entonces su confianza en que España no culminara la venta ni de los aviones ni de los barcos porque podía suponer "un factor desestabilización en la zona". El programa de construcción de las patrulleras dará carga laboral hasta el año 2012 al astillero, en el que trabajan 600 personas. Los barcos, 87 metros de eslora, estarán dotados de mecanismos de rastreo del fondo marino y de investigación científica, características que se suman a las propias de la defensa naval.

Peor destino aguardaba a la venta de los aviones. Tras conocer el veto de Washington, los directivos de CASA-EADS se afanaron para buscar una alternativa aceptable para el Gobierno venezolano. Sin embargo, los expertos consideraban muy difícil sustituir los equipos norteamericanos instalados en los aviones modelo C-295 y CN-235 (entre otras cosas, sus motores).

A principios de año, el presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó: "Si los Estados Unidos no les dejan a los españoles que nos las vendan, ¡qué puedo hacer yo! Tendré que irme a Moscú o a Pekín a comprarlas, pero Venezuela tendrá las patrulleras, tengan eso por seguro". Ayer, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Ivanov, confirmó que su país venderá a Chávez una partida de 30 cazas S-30 y otros tantos helicópteros militares, valorado en más de mil millones de dólares (800 millones de euros).