Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España acogerá a más de la mitad de los inmigrantes rescatados en Malta

Los dos aviones españoles despegan del pequeño Estado del Mediterráneo con 46 de los 51 'sin papeles' a bordo

Los dos aviones enviados por el Gobierno español han salido esta tarde de Malta con 46 de los 51 inmigrantes que recogió hace una semana el pesquero Francisco y Catalina. Los cinco restantes, 4 de origen magrebí y 1 de Pakistán, se han quedado en el pequeño Estado del Mediterráneo. Al final, España acogerá a 29 de los sin papeles, de los que el ACNUR se hará cargo de 10, mientras que Italia ha recibido ya a 12, Andorra se hará cargo de cinco y Malta de otros cinco. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, ha destacado la "humanidad" de la tripulación del barco y ha confirmado que recibirán una compensación económica.

A última hora de la tarde, según ha podido saber este periódico, uno de los dos aviones fletados por España, y que trasladaba a 25 inmigrantes, ha aterrizado en la localidad italiana de Crotone, al sur del país, donde ha desembarcado a 12 inmigrantes eritreos, entre ellos una mujer y una niña de corta edad. Antes de reanudar ambos aviones el viaje hacia Madrid, el segundo de ellos ha hecho escala en Barcelona, donde se han quedado los 5 sin papeles, todos eritreos, que irán a Andorra.

A estas horas vuelan de regreso los dos aviones hacia Madrid, a donde transportan, a los inmigrantes restantes, 29, de los cuales 14 son eritreos y 2 etíopes, que serán acogidos por España,19, y por el ACNUR que se hará cargo de 10. Los dos aviones aterrizarán esta noche en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), aunque se desconoce a qué hora tomarán tierra.

El acuerdo alcanzado hace 48 horas por el Gobierno español con otros cuatro países europeos y africanos para solucionar la crisis se fue al traste a última hora, cuando Libia se negó a acoger a los diez inmigrantes eritreos que, en un primer momento, sí aceptó recibir. Al final, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) se hará cargo de estas 10 personas. Las negociaciones han sido tan complicadas que, de hecho, el reparto de los indocumentados no ha llegado a estar claro hasta que han subido al avión a primera hora de la tarde.

El cocinero, ingresado por tensión alta

El barco permanecía esta mañana varado a 12 millas de la costa por séptimo día consecutivo. En un principio, la embajadora española en Malta, Marta Vilardel, que ha calificado lo vivido por los pescadores y por los inmigrantes de "odisea surrealista", había informado de que un avión emprendería vuelo hacia España con 23 de ellos y el otro marcharía a Italia. Ocho más no saldrán de Malta, así que el problema eran los diez restantes, los que Libia se había comprometido a acoger. Poco antes de mediodía, Exteriores ha cambiado los planes y ha decidido que los dos aviones viajarían a España y uno haría escala en Italia. Poco después, el pesquero recibía la autorización para arribar a puerto. Los inmigrantes han sido trasladados a un campamento militar y de allí a los aviones rumbo a España.

Fuentes gubernamentales españolas han criticado hoy la actitud de las autoridades de La Valeta y han dejado claro que Malta es "la culpable" de la situación que se ha vivido en su objetivo de dar un escarmiento a aquellos subsaharianos que intentan llegar a sus costas. Por otro lado, el cocinero del pesquero, Jaime Valero, permanece a estas horas en observación médica en un hospital de La Valeta por tensión alta.

Así lo ha comunicado Francisca Irles, mujer del primer patrón del pesquero, José Durá, y sobrina del cocinero, quien ha matizado no obstante que el estado de salud del cocinero no reviste gravedad. Ha sido el único integrante de la tripulación que, tras los preceptivos reconocimientos médicos efectuados en el puerto maltés, ha tenido que recibir atención médica y someterse a observación. Tras esta peripecia, el barco español continuará faenando en la zona hasta el 31 de agosto, cuando regresará a España.

Medalla del mérito civil al armador y a la tripulación

Fernández de la Vega ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Ejecutivo ha decidido conceder la medalla del mérito civil al armador y a la tripulación del pesquero Francisco y Catalina por "salvar 51 vidas". Además, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación "buscará la asignación de ayudas" al pesquero para "compensar las perdidas económicas que hayan podido sufrir por su gesto solidario".

De la Vega ha explicado "las gestiones" del Gobierno, "en coordinación con la Comisión Europea y ACNUR", para "solucionar la situación tras recoger [el pesquero] en el mar, a la deriva y en grave riesgo, a 51 personas". "En primer lugar, el espíritu que ha dirigido al Ejecutivo ha sido el humanitario, dadas las difíciles circunstancias de la situación", ha dicho De la Vega. "Con su actitud, el Gobierno ha demostrado que el problema de la inmigración irregular no es sólo de España sino que es un desafío que debe afrontarse conjuntamente con otros países, con la UE como lugar de destino y con los países de origen. Hay que buscar soluciones colectivas. Era un barco europeo que llegó a un país europeo. La respuesta debía ser europea. Esperemos que este incidente sea el primer paso de una fase de entendimiento y avance en un problema que necesita más esfuerzos por parte de todo", ha explicado De la Vega.

Más información