Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ofensiva judicial contra ETA

Garzón deja en libertad al presunto intermediario de ETA Jesús Iruretagoiena

El fiscal no solicita ni su ingreso en prisión ni la imposición de una fianza

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha dejado esta tarde en libertad a Jesús Iruretagoiena de la Fuente, imputado por un delito de colaboración con organización terrorista. Iruretagoiena fue detenido ayer en la segunda fase de la operación contra el aparato de extorsión de ETA puesta en marcha el pasado 20 de junio por el magistrado de este tribunal Fernando Grande-Marlaska. Garzón le ha tomado declaración durante algo menos de dos horas en el Juzgado Central de Instrucción número 5.

Según informaron fuentes jurídicas, Garzón ha acordado la puesta en libertad de Iruretagoiena -que seguirá imputado por un delito de colaboración con organización terrorista- después de que el fiscal del caso, Juan Antonio García Jabaloy, no solicitara ni su ingreso en prisión ni la imposición de una fianza, en parte debido al delicado estado de salud del detenido. El magistrado, no obstante, ha impuesto a Iruretagoiena la obligación de comparecer semanalmente en el Juzgado y la prohibición de salir de España sin su autorización.

Las fuentes consultadas han señalado que el imputado, que hoy ha declarado incomunicado ante Garzón, intermedió en al menos un cobro del llamado impuesto revolucionario, al poner en contacto a un empresario con Joseba Elosua, detenido en la primera fase de la operación. En un auto notificado el pasado 28 de junio, Grande-Marlaska aseguraba que Iruretagoiena era uno de los intermediarios "ubicados en España y encargados de ponerse en relación con el extorsionado, activar procesos de negociación, articular plazos y vías seguras de pago, entregar recibos, poner en circulación cartas de extorsión, recibiendo en ocasiones el dinero".

Muñoz Peña, mañana ante el juez

Este juez atribuía el mismo papel al otro detenido ayer, Pablo María Muñoz Peña, ex director de Egin y en la actualidad director de Diario de Noticias y de Noticias de Gipuzkoa, que esta mañana fue conducido a la Audiencia Nacional minutos antes de las dos de la tarde para asistir al levantamiento del precinto del ordenador personal intervenido en su domicilio. Después, Muñoz fue llevado de nuevo a las dependencias policiales

de Canillas (Madrid), donde permanecerá hasta que tenga que prestar declaración ante Garzón, lo que ocurrirá mañana o el viernes, ya que la Policía sigue practicando diligencias relacionadas con él.

Grande-Marlaska también hizo referencia a Muñoz en el auto en el que impuso una fianza de 30.000 euros al dirigente del PNV Gorka Agirre por desarrollar "funciones de intermediación" entre ETA y empresarios amenazados, y en el que trazaba un esquema de la estructura del aparato de extorsión etarra. Según este magistrado, uno de los detenidos el 20 de junio, Jean Pierre Harocarena, "refirió que indicó a un conocido suyo, Pablo Muñoz, quien intermediaba en la extorsión a un empresario navarro (J. Marticorena), cómo una de las 'vías' podía ser la de Gorka Agirre".

Por otra parte, el juez Garzón tomó hoy declaración a Joseba Elosua, otro de los arrestados en la primera fase de la operación, en calidad de imputado en la pieza separada abierta para tratar de esclarecer de dónde partió la filtración que impidió que las detenciones se llevaran a cabo, como estaba previsto, el 4 de mayo. Ese mismo día, según una resolución de Grande-Marlaska, Elosua le contó a su yerno Carmelo Luquín -que también fue arrestado luego- cómo una persona le había abordado a la puerta de su casa y le había entregado un teléfono móvil a través del que recibió la llamada de un tercero que le advirtió de la operación que estaba en marcha.

Garzón citó ayer a la mujer y al hijo de Elosua y les enseñó fotografías de policías para que trataran de identificar a la persona que había entregado el móvil a su familiar, pero no pudieron reconocer a ninguna. El juez tenía previsto practicar también ayer la misma diligencia con Elosua, que llegó a ser conducido a la Audiencia Nacional y fue llevado por error a la sala en la que juzgaban al etarra Juan Carlos Iglesias Chouzas, "Gadafi", pero se vio obligado a aplazarla hoy porque su abogado no se encontraba presente en la sede judicial. Este miércoles, y ya en presencia del letrado Iñigo Iruin, el juez interrogó a Elosua sobre la filtración y le mostró la misma serie de fotografías, pero tampoco reconoció ninguna.