Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos nuevos testigos dicen que los tres jóvenes detenidos ya habían agredido a otros indigentes

El padre de un implicado opina que las imágenes grabadas del suceso "no demuestran crueldad"

Dos nuevos testigos afirman haber visto cómo los tres jóvenes detenidos por el asesinato de la indigente María Rosario E.P, quemada viva hasta morir en un cajero automático de Barcelona el 17 de diciembre, ya habían agredido con anterioridad a otras personas en estas mismas circunstancias. Uno es un chico de 20 años, que los acusa de lanzar un contenedor de basuras contra un grupo de indigentes en noviembre, mientras que el otro testimonio es de chica, que asegura que los presuntos asesinos enseñaron a compañeros suyos dos vídeos de palizas.

Según consta en un informe de los Mossos que acaban de remitir al juzgado que lleva el caso, uno de los testigos, un chico de 20 años, habría visto ya en el mes de noviembre cómo los tres detenidos lanzaban un contenedor de basuras contra un grupo de indigentes, según ha informado hoy la cadena SER. La noche del 27 de noviembre, 29 días antes del crimen de María Rosario, cometido en un cajero automático de la calle Guillem Tell de Barcelona, el joven vio a los detenidos lanzando un contenedor contra la puerta de una sucursal del BBVA, de la calle Gran de Gracia, donde se protegían del frío un grupo de indigentes.

Además, los Mossos han recibido el testimonio de una adolescente, que ha acudido por propia iniciativa a la comisaría acompañada por su madre, según la Ser. La chica ha explicado que uno de los detenidos enseñaba a otros jóvenes de su instituto dos vídeos, mediante el teléfono móvil, en los que se podía ver cómo se golpeaba a un indigente que iba por la calle. La chica no tiene ninguna duda de que los detenidos son los mismos que mostraban estas imágenes en el instituto y los ha llegado a identificar con sus sobrenombres: Chapa, en el caso de Oriol P., y Baguer, en el caso de Ricard P.B.

Los chicos, "unos desgraciados"

La juez del caso, Silvia López Mejía, titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, tomará ahora declaración a los dos testigos y a otros dos jóvenes, clientes de un cibercafé, que ya aseguraron hace unos días a la policía haber visto imágenes de agresiones a indigentes en los móviles de los imputados. El abogado de la acusación particular, ejercida por la madre y la hija de la víctima, Lluís Costa, ya había hecho referencia a la declaración de una conocida de los inculpados que explicó que los jóvenes hostigaban con frecuencia a indigentes para divertirse y que incluso habrían grabado con sus móviles las imágenes de las presuntas vejaciones.

Costa ha confirmado que había solicitado a la juez que, a través de la declaración de la joven y del dueño del cibercafé que frecuentaban los acusados, se localice a las personas que tienen estas grabaciones en sus móviles para poder recuperarlas. Por otra parte, los Mossos han identificado a otro chico, amigo de los tres detenidos, que será interrogado para conocer si conocía las actuaciones delictivas que se atribuyen a los hasta ahora imputados.

Además, la juez y la fiscal revisarán las imágenes de la cámara de seguridad del cajero que ayer emitió TVE. El objetivo es verificar si hubo un testigo que, sobre las 2.00, mientras María Rosario sufría la primera agresión, pasó por delante del cajero y se dirigió a los agresores al ver que estaban vejando a la víctima para increparles. Sobre estas imágenes, el padre de uno de los tres jóvenes implicados en la muerte de la mendiga ha defendido hoy que "no demuestran la crueldad con la que se ha dicho que actuaron". En su opinión del padre, que ha definido el asesinato como una tragedia, los tres son "unos desgraciados que, bajo el influjo del alcohol, hicieron de todo".