Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos marineros en Ferrol al explotar una caldera de la fragata 'Extremadura'

La explosión se ha debido a la rotura de una conducción de vapor.- La Armada abre una investigación para aclarar lo sucedido

Un cabo primero de 28 años y un marinero de 20 han fallecido esta madrugada al explotar una caldera de la fragata Extremadura, una de las más antiguas de la Armada española, que está atracada en el puerto gallego de Ferrol. La explosión se ha producido por la rotura de una conducción de vapor de dicha caldera, han informado fuentes de la Armada.

La explosión se produjo a las 02.20 horas de la madrugada cuando el buque se disponía a salir para colaborar en las "pruebas de mar" de la fragata Méndez Núñez. Nada más producirse el accidente, los familiares de las dos víctimas fueron avisados de lo sucedido y están recibiendo apoyo psicológico.

El cabo primero Francisco Jesús Pérez Castrillón, de 28 años y nacido en Bilbao, estaba soltero, ingresó en la Armada en 1997 y se incorporó a la fragata en agosto de 2003. El otro fallecido, el marinero E. Noval Gómez, tenía 20 años, era natural de A Coruña y estaba soltero también. Ingresó en la Armada en 2003 y era miembro de la dotación de la fragata desde marzo de 2004. Ambos pertenecían a la especialidad de máquinas.

Al parecer, las calderas del buque, que se preparaban para salir al mar, estaban en funcionamiento en régimen automático. Se produjo entonces una explosión en la cámara de calderas, perdiéndose la presión de forma inmediata. En ella no se ha detectado gas, sólo vapor de agua, y los dos jóvenes murieron al caerles agua hirviendo. En el momento de la explosión, la mayor parte de la tripulación estaba en la parte superior del buque. El almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, Sebastián Zaragoza Soto, ha ordenado abrir una investigación para esclarecer las causas del accidente.

La fragata, que está atracada en el arsenal militar de Ferrol, forma parte de las cinco de la clase F-20, conocida como clase Baleares, que están siendo sustituidas por otras de la clase F-100. En la actualidad sólo permanecen en activo las fragatas Asturias y Extremadura, que se botó el 21 de noviembre de 1972, tiene su base de estacionamiento en Ferrol y su baja del servicio está prevista para el próximo otoño.

Los buques de la clase Baleares son los primeros con capacidad para misiles del Ejército español y están siendo retirados a medida que se van botando sus sustitutas, las F-100 que los dos astilleros de Navantia en la ría de Ferrol construyen para la Armada. El último de estos buques en ser retirado del servicio activo fue la fragata F-72 Andalucía, que se despidió definitivamente de la Armada el pasado jueves, 15 de diciembre, en el arsenal militar ferrolano.

La F-72 Andalucía, que probablemente será desguazada, siguió así el camino de sus hermanas mayores, las fragatas Cataluña y Baleares, que hace algunos meses causaron baja definitiva en la Armada. Como futuro de la fragata Extremadura se había apuntado la posibilidad de convertirla en un museo flotante con base en Santander, según explicó el vicepresidente de la Asociación de Veteranos de la Armada, Fermín Orizaola, el pasado junio.