Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero confía en "avances sustanciales" durante esta legislatura para lograr el fin del terrorismo

El presidente del Gobierno insiste en que el "único destino" de ETA es el abandono de las armas y la renuncia a la violencia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha aprovechado la celebración en el Congreso del Día de la Constitución para reiterar su confianza en que se produzcan "avances sustanciales" para lograr el fin del terrorismo durante esta legislatura. En todo caso ha advertido de que el proceso de paz, de iniciarse, no será un "camino de rosas", sino, por el contrario, un trayecto "largo, duro y difícil". Zapatero ha pronunciado estas palabras minutos antes de que los terroristas hicieran estallaran cinco artefactos de poca potencia en sendas carreteras de acceso a Madrid.

Zapatero también ha expresado "de manera muy clara" lo que viene siendo la postura oficial de su Ejecutivo desde el comienzo: "ETA sólo tiene un destino: el abandono de las armas y la renuncia a la violencia". "Poder ver la paz, la libertad y el fin de una tragedia plagada de terror, de dolor y de sinsentido es la aspiración más profunda, no sólo de la inmensa mayoría de la sociedad vasca, sino de toda la sociedad española", ha añadido. En ese contexto, ha recordado que "afortunadamente" ETA lleva más de dos años sin causar víctimas mortales y que en este tiempo se han producido 200 detenciones de presuntos miembros de la banda. A su juicio, se trata de "datos positivos" que permiten decir, "con toda la prudencia", que se está "mejor que hace unos años" y "por tanto albergar una prudente esperanza sobre el fin de la violencia".

A la espera de "avances sustanciales"

En un encuentro previo con los periodistas, Zapatero ha abundado en esa esperanza indicando que en el mundo de Batasuna y ETA ha habido hasta ahora "avances significativos", como cuando hace seis meses los portavoces de ese mundo primaban la paz sobre la ideología. También ha destacado los anhelos de paz de toda la clase política vasca, pues sostiene que "nunca como ahora la sociedad vasca tiene más ansias de paz" y ese deseo es "la palabra más presente en los actores políticos" de Euskadi.

Todo ello, dentro de "una gran prudencia", le anima a tener "esperanza cierta" en el objetivo de la paz, aunque dentro de "un horizonte amplio". Y es que, más que las palabras, lo importante son los hechos, y en ese sentido entiende que aún faltan "avances sustanciales", que es lo que espera se produzca en esta legislatura. Según ha explicado, esa "esperanza razonable" de que se produzcan "cosas mportantes" en estos próximos dos años no es un pronóstico ni una seguridad, sino que se basa en "la lógica del tiempo". Eso sí, ha avisado de que hay que ir "paso a paso" y que el camino no será fácil.

En cuanto a la solicitud, por parte de ETA, de mediación internacional para acallar las armas, Zapatero lo ha tildado de "retórica", porque si la banda anuncia el abandono de las armas, todos los países respaldarán el proceso, ha dicho. Respecto a la posibilidad de que pueda haber un punto de inflexión con motivo de las elecciones municipales de 2007, Zapatero ha desligado ese proceso de la convocatoria de comicios. El presidente, que no cree que las municipales de 2007 puedan ser un punto de inflexión en el proceso, admite que recuperar los 30 años de violencia y de terror llevará tiempo y que nadie puede pensar en que haya expectativas de una solución fácil. Por ello, ha insistido en que la banda terrorista tiene en sus manos la posibilidad de abrir el proceso, algo que, ha recalcado, todavía no se ha producido. "La puerta no se ha abierto, y si se abre, ya expresaremos cuál es el camino".

"El Gobierno, si cree que hay condiciones para llegar al fin de la violencia, no dejará pasar esa oportunidad histórica para la sociedad española y lo intentará", ha garantizado.