Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez envía a prisión a cuatro de los 11 detenidos por financiar a un grupo islamista

El informe policial asegura que pretendían conseguir goma 2 a cambio de hachís

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andréu ha ordenado hoy el ingreso en prisión de cuatro de los argelinos detenidos la semana pasada como presuntos integrantes de una célula de financiación de un grupo salafista vinculado a Al Qaeda. Según sostiene el juez, los detenidos intentaron conseguir goma-2 en Granada intercambiándola por hachís. Los otros siete arrestados en esta operación han quedado en libertad.

Según fuentes judiciales, el magistrado ha concluido hoy el interrogatorio de los 11 argelinos detenidos la pasada semana en Alicante, Granada y Murcia como presuntos integrantes de una célula que financiaba y prestaba apoyo logístico al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, vinculado a Al Qaeda. Los enviados a prisión son cuatro de los argelinos detenidos en Alicante, Khaled Bakel, Said Bouchema, Sadim Zerbouti y Lyies Sihamda, mientras que ha dejado en libertad con cargos a los otros siete arrestados, que deberán comparecer semanalmente. El juez les acusa de prestar apoyo financiero y logístico al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate.

A estas cuatro personas se les acusa de colaboración con organización terrorista, ya que los indicios que existen contra ellos no permiten por el momento imputarles un delito más grave, como el de integración en banda terrorista o conspiración para cometer atentados, según las fuentes. A pesar de todo, según las investigaciones, los arrestados intentaron sin éxito adquirir en Granada explosivo goma-2, procedente de alguna explotación minera en esa provincia, a cambio de hachís. Este grupo habría establecido contactos para conseguir los explosivos entre febrero y marzo, si bien uno de los acusados, al ser preguntado por este asunto, aseguró que cuando hablaban de "goma" se referían a la droga y no a ningún explosivo.

Preparaban "algo gordo", según la Guardia Civil

El juez les acusa también de falsificación de tarjetas de crédito y documentos oficiales -sobre todo pasaportes-, así como de receptación de objetos robados para enviarlos a Argelia. Se han intervenido también conversaciones entre los miembros de esta célula en las que hablaban de cómo conseguir "mercurio rojo", sustancia altamente radiactiva desarrollada por científicos rusos durante la Guerra Fría que puede utilizarse para fabricar las denominadas "bombas sucias". En todo caso, no se ha dado demasiada importancia a este punto, por lo que no se han presentado cargos por este tema.

Sin embargo, el informe elaborado por la Guardia Civil indica que los cuatro argelinos que hoy han ingresado en prisión tenían la intención de "hacer algo muy gordo en Madrid" estas Navidades, según se desprende de las conversaciones que les fueron intervenidas. Sin embargo, fuentes judiciales indican que estas intenciones eran "muy incipientes", ya que que aún no habían fijado objetivos. No obstante, fuentes de la investigación aseguran que uno de los detenidos manifestó a las fuerzas de seguridad que tenían previsto atentar estas Navidades en Madrid en lugares con gran afluencia de público, como un centro comercial del centro de la capital o el aeropuerto madrileño de Barajas.

Aún así, los investigadores creen que todavía no habían llegado a preparar nada en concreto y se especula con la posibilidad de que estuvieran esperando apoyo de compatriotas de fuera de España para la fabricación de artefactos explosivos. Al parecer, el "líder religioso" del grupo era Said Bouchema, primo de dos hermanos detenidos en Granada en esta operación, Abdelmahid y Ahcene Bouchema, a quienes el juez les ha impuesto comparecencias semanales en el juzgado más próximo a su domicilio al carecer de indicios que permitan adoptar una medida cautelar más grave. Said Bouchema, según la investigación, viajó en alguna ocasión a Granada con Bakel, Zerbouti y Sihamida y los cuatro se alojaron en el domicilio de los hermanos Bouchema, donde llegaron a celebrar la fiesta del cordero.