Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Princesa Letizia ingresa en la Clínica Ruber

La esposa de don Felipe podría dar a luz en las próximas horas al primogénito del heredero de la Corona

La princesa de Asturias, doña Letizia Ortiz, ha ingresado a las 19.55 horas en la Clínica Ruber Internacional de Madrid por recomendación de su ginecólogo, Luis Ignacio Recasens, según han confirmado a este periódico fuentes de la Casa Real. En un monovolumen y acompañada por el príncipe Felipe, Doña Letizia, que sufre contracciones, ha entrado por Urgencias de este centro hospitalario, donde podría dar a luz en las próximas horas al primogénito del heredero de la Corona. La princesa, de 32 años, se encuentra en la fase final de su embarazo, aunque el parto está previsto para mediados de noviembre en esta misma clínica, donde nacieron los dos hijos de la infanta doña Elena, Froilán y Victoria Federica. "Todo parece indicar que el bebé está a punto de llegar", ha indicado un portavoz del Palacio de la Zarzuela.

Doña Letizia estaba en La Zarzuela y, tras consultar con su médico, se ha decidido que acudiera a la Ruber, donde desde hace varios días está todo listo para el nacimiento. Entre importantes medidas de seguridad, a las 19.55 ha llegado a la clínica un monovolumen con los cristales tintados conducido por don Felipe y en el que iba la princesa. En el exterior del centro médico se instaló hace unos días una plataforma para los medios gráficos. Allí, numerosos periodistas han podido ver la entrada de la pareja, que se ha producido por un lateral. Poco después, la Casa Real ha enviado a los reporteros que cubren la información de la familia el siguiente mensaje a sus móviles: "Prensa Zarzuela. La princesa de Asturias, ingresada en la Clínica Ruber Internacional por recomendación médica".

Segundo ingreso en la clínica

Doña Letizia permanece ingresada, pero por el momento se desconoce si el parto se producirá esta noche o si se trata de una nueva falsa alarma. Horas después de su ingreso y a pesar de la lluvia que cae sobre Madrid, más de cien periodistas, a los que se han sumado numerosos curiosos, siguen concentrados a la espera de noticias ante la clínica, que está rodeada de efectivos de las fuerzas de seguridad. La clínica ha repartido agua y bocadillos a los informadores. En la parte de atrás del edifico del hospital se ha colocado una carpa por si el Príncipe quiere mantener algún encuentro con los medios de comunicación cuando se produzca el nacimiento. Por la mañana, la sospecha de que el parto era inminente ha saltado cuando se vio cerca de la clínica al ginecólogo Recasens.

El pasado día 18 por la noche, la Princesa de Asturias ya fue ingresada en la misma clínica, donde permaneció unas tres horas y fue sometida a un control médico después de sentir fuertes contracciones. Esas molestias hicieron pensar en un primer momento en la posibilidad de que el parto se pudiera adelantar. Doña Letizia fue sometida a una monitorización para comprobar la frecuencia cardiaca del bebé y si había sufrimiento fetal. Sin embargo, las contracciones desaparecieron y el médico determinó que la Princesa de Asturias se encontraba "perfectamente" y podía regresar a casa.

Desde ese día, la esposa de don Felipe ha restringido su agenda oficial y ha permanecido guardando reposo en su domicilio, donde ha continuado con sus labores de oficina. La princesa de Asturias apareció por última vez en un acto público el 12 de octubre, cuando acudió, junto al resto de la Familia Real, al desfile que se celebró en el Paseo de la Castellana el día de la Fiesta Nacional. Doña Letizia presenció el acto sentada en la tribuna presidencial debido a su avanzado estado de gestación. Horas después, se ausentó en la tradicional recepción oficial ofrecida por los Reyes con motivo del Día de la Hispanidad.

El séptimo nieto de los Reyes

Su asistencia a la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, el pasado viernes en Oviedo, se barajó hasta el último momento, pero la recomendación médica se impuso y Don Felipe presidió solo el acto, aunque con el respaldo de la Reina desde el palco real del Teatro Campoamor. Este viaje le hacía especial ilusión, ya que hubieran sido sus segundos galardondes como Princesa del Principado, un acontecimiento que cubrió como periodista antes de su boda con don Felipe. De momento, se desconoce el sexo y el nombre que recibirá el séptimo nieto de los Reyes y primogénito de los Príncipes de Asturias. El Rey aseguró hace unos días que ni la pareja sabe si es niño o niña. En caso de que sea niña, está previsto reformar el artículo 57 de la Constitución para que pueda reinar.

Ocupará el segundo lugar en la línea sucesoria al trono y, desde su nacimiento, tendrá tratamiento de Infante de España y Alteza Real. Hace 37 años, los que tiene el príncipe, que no nace en España un heredero. Si viene al mundo el día 31, lo hará un día antes de que se cumplan dos años del sorpresivo anuncio del compromiso de sus padres, el 1 de noviembre de 2003. Don Felipe y doña Letizia contrajeron matrimonio el 22 de mayo de 2004 en la Catedral de la Almudena. La pareja anunció su paternidad el 8 de mayo mediante un comunicado emitido por la Casa Real. En él, se anunciaba que esperaban su primer hijo "para el próximo mes de noviembre". Oficialmente, no sale de cuentas hasta el día 13. Tras dar a luz, la princesa Letizia no se cogerá la "baja maternal" tal y como se entiende, sino que se irá incorporando poco a poco al trabajo cuando esté completamente restablecida, según fuentes de la Zarzuela.