Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno anuncia un acuerdo sobre el cupo vasco en los próximos días

Ibarretxe ofrece a Rodríguez Zapatero un "diálogo sincero y discreto" para lograr la paz

La reunión que han mantenido esta tarde en La Moncloa el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha servido para cerrar litigios pendientes, tal y como se preveía. Tras la entrevista, que ha sido calificada de "cordial y fluida" por el Gobierno, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha anunciado que en los próximos días se firmará un acuerdo sobre el cupo vasco. También ha dado por cerrados otros dos acuerdos sobre la deuda del Ejecutivo central con el vasco por el Prestige y la financiación de la ampliación de la policía vasca. En una nota de prensa, Ibarretxe destaca por su parte que ofreció a Zapatero un "diálogo sincero y discreto" para la paz.

Zapatero ha recibido a Ibarretxe en la escalinata del Palacio de La Moncloa poco después de las cuatro y media de la tarde, donde ambos se han saludado y, sonrientes, han posado para los fotógrafos mientras intercambiaban comentarios. En la entrada del edificio, como en reuniones anteriores entre ambos interlocutores, se había colocado una ikurriña junto a la bandera española. En el segundo encuentro entre ambos políticos en Moncloa en cuatro meses y el cuarto en lo que va de legislatura, Zapatero e Ibarretxe han abordado además las posibilidades de un proceso de paz y normalización en Euskadi.

Al término del encuentro, que ha durado dos horas y cuarto, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha comparecido en rueda de prensa para informar sobre la reunión por parte del Gobierno, mientras que el Ejecutivo vasco, que quería dar al encuentro un carácter "discreto", se ha limitado a facilitar una nota de prensa, que ha hecho pública después de la comparecencia de Sevilla. El ministro ha subrayado que el Gobierno prevé que en los próximos días pueda anunciarse un acuerdo con el Ejecutivo de Euskadi sobre el cupo vasco. Se trata de un problema que data de mayo de 2003, cuando el Gobierno de Euskadi dejó de pagar 32,2 millones de euros (que aumentaron posteriormente hasta los 42,7 millones) del Cupo al Estado por entender que ese dinero le correspondía de la financiación sanitaria de 2001.

"Identidad de puntos de vista" sobre ETA

Euskadi, al igual que Navarra, está fuera del sistema general de financiación autonómica debido a que cuentan con sus propios sistemas que les permiten recaudar todos los impuestos en sus territorios y aportar luego una cantidad anual al Estado (cupo) como contribución a los servicios que la Administración Central presta en esas comunidades. Además Sevilla ha avanzado el previsible anuncio otros dos acuerdos. Se trata del pago de los gastos derivados de la limpieza del fuel del Prestige y la ampliación de la Ertzaintza en 500 agentes, que está acordada entre los responsables de Interior, pero que necesita un pacto sobre su financiación que depende de las respectivas Haciendas.

Sevilla también ha destacado que hay "identidad de puntos de vista" en la necesidad del fin del terrorismo para afrontar un proceso de normalización en el País Vasco, al tiempo que ha señalado que el Gobierno tiene el compromiso del PNV de estudiar los Presupuestos del Estado "con predisposición a llegar a un acuerdo" y de no rechazarlos a priori. Por su parte, el Gobierno vasco afirma en la nota que Ibarretxe ha expuesto a Zapatero que "no hay recetas mágicas" para lograr la paz y que le ha ofrecido un diálogo "sincero y discreto" para buscar las soluciones. Además, el lehendakari le ha reiterado "su voluntad" de iniciar un proceso de negociación en ausencia de violencia y sin exclusiones, que conduzca a "la normalización política", en referencia a su mesa de partidos, para la que cuenta con la ilegalizada Batasuna.

Además, Ibarretxe se excusa de no comparecer ante los medios tras el encuentro porque "no es partidario de realizar conclusiones precipitadas sobre una reunión". El Gobierno vasco, que otorga menos importancia que el central a los acuerdos alcanzados al considerar que son cuestiones pactadas el año anterior, añade en el texto que el lehendakari ha recordado al presidente Zapatero que "están pendientes de cumplirse los compromisos por él adquiridos en materia de Cupo, Prestige y Ertzaintza".