Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El contingente que partirá a Kosovo es despedido con el recuerdo de los 'caídos' en Afganistán

La despedida oficial de los 522 soldados que el lunes partirán a la región serbia de Kosovo para misiones de paz se ha visto impregnada del recuerdo de los 17 militares fallecidos en un accidente de helicóptero en Afganistán. Los familiares presentes en el acto se han mostrado preocupados por la partida de los efectivos españoles tras el suceso de Afganistán, si bien el general jefe de la Brigada de Infantería Mecanizada Guzmán el Bueno X, Carlos Álvarez Abehillé, ha recordado que el contingente está "tremendamente ilusionado y con la moral elevada".

En el acto de hoy "se rinde homenaje a estos soldados caídos y trabajaremos para que su sacrificio no sea en vano", declaró Abehillé durante la ceremonia. "La tropa no sólo no está temerosa, sino que ha habido lista de espera para acudir a esta misión". El soldado español "tiene la enorme virtud de crecerse ante la adversidad", por lo que "quizás el accidente sea un revulsivo", continuó. Los 522 soldados tienen como objetivo relevar al mando de Base España en Kosovo y realizar labores humanitarias y de paz.

Contacto permanente

Abehillé presidió el acto junto con las autoridades locales y autonómicas y ante la presencia de familiares y amigos de los militares. "Hoy es un día importante, no sólo para la tropa, que ya está concienciada, sino para sus seres queridos preocupados por el suceso de Afganistán", señaló. No obstante, el general aseguró que los soldados podrán contactar con su familiares "casi a diario" y que se les facilitará un "libro de protocolo" para saber qué deben hacer si surge cualquier incidencia, mientras que los mandos destinados en Kosovo "cuentan con un teléfono permanentemente activado para solucionar los problemas".

Además, en el Estado Mayor existe un núcleo similar a un "gabinete de crisis" que centralizaría toda la información "que precisen los familiares". Asimismo, Abehillé destacó la experiencia de la Agrupación Córdoba que, desde que fue designada en 1984 base del contingente que participa en el mantenimiento de la paz en Bosnia-Herzegovina, llevará ahora a cabo su quinta misión en esta región.

Misión bienvenida en Kosovo

El general recordó que "toda misión entraña riesgos que hay que minimizar extremando las precauciones". Sin embargo, la presencia española en Kosovo siempre es bien acogida por la población civil por sus labores de cooperación humanitaria y de paz y el "carácter abierto de nuestros soldados" manifestó el coronel del Regimiento de Infantería Mecanizada Córdoba Número 10 BRIMZ X y jefe de la KSPAGT XIV que se desplazará a Kosovo, Casimiro Sanjuán.

Además de las labores humanitarias y de seguridad, la Agrupación Córdoba se encargará de proteger lugares de interés patrimonial, como iglesias y monasterios, y de controlar los límites administrativos con Serbia y Montenegro. Con los 522 militares que el Ejército enviará a Kosovo a partir del próximo 22 desde Sevilla, la presencia española en la zona ascenderá a 830 inmtegrantes, entre mando y tropa.