Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ernesto de Hannover abandona el hospital

El príncipe fue ingresado el 5 de abril, la víspera de la muerte de su suegro, Raniero de Mónaco, por una pancreatitis aguda

El príncipe Ernesto Augusto de Hannover, esposo de Carolina de Mónaco, abandonó ayer por la tarde el hospital del Principado en el que ha permanecido ingresado dos semanas por una pancreatitis aguda, ha informado hoy su Secretariado.

"Su alteza real el príncipe de Hannover ha sido autorizado por sus médicos a dejar el centro hospitalario Princesa Gracia de Mónaco el lunes 18 de abril a primeras horas de la tarde", indica un escueto comunicado.

Ernesto de Hannover, de 51 años, fue ingresado en la unidad de reanimación el pasado 5 de abril, la víspera de la muerte de su suegro, Raniero de Mónaco, a causa de una afección "aguda" de páncreas.

Según el último parte médico, emitido el pasado jueves, el estado del marido de Carolina había "mejorado" y su dolencia evolucionaba de forma "favorable", aunque seguía bajo vigilancia médica "continua". "Las constantes biológicas son estables", precisaba aquel boletín.

Después de ese último informe, fuentes oficiosas habían adelantado la posibilidad de que Ernesto de Hannover fuese trasladado a Alemania para continuar su tratamiento, aunque finalmente no ha sido necesario.

Jefe de una de las dinastías más antiguas de Alemania, Ernesto de Hannover se convirtió en enero de 1999 en el tercer marido de Carolina de Mónaco, divorciada de su primer esposo, Philippe Junot, y viuda del segundo, Stefano Casiraghi. La pareja tuvo una hija, Alexandra, en julio de 1999.

Conocido por sus enfrentamientos con los paparazzi y por una excesiva afición a la bebida, el jefe de la casa de los Hannover ya fue ingresado en junio de 2000 por una "indisposición" sobre la que no se dieron detalles.