Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estado de Ernesto de Hannover mejora pero se mantiene en la unidad de reanimación

La prensa alemana especula con un posible traslado del príncipe a su tierra natal

El estado de salud del príncipe Ernesto de Hannover, de 51 años y esposo de la princesa Carolina de Mónaco, "mejora", pero sigue ingresado en la unidad de reanimación de un hospital del principado, según un comunicado publicado hoy por la oficina del príncipe. En un breve parte médico, los facultativos que lo atienden indican que "el estado de salud de su Alteza Real el Príncipe Ernesto Augusto de Hannover mejora y los exámenes biológicos evolucionan favorablemente".

Sin embargo, los médicos aclaran que "complicaciones aún posibles justifican su mantenimiento en reanimación" en el hospital en el que ingresó el pasado martes debido a una pancreatitis aguda. El escueto informe médico concluye anunciando que "un nuevo boletín será divulgado posteriormente". Se trata del segundo comunicado oficial desde el pasado viernes, cuando su secretariado indicó que el príncipe se encontraba "grave", por lo que precisaba de atención médica "permanente".

Con esa información oficial, el Palacio de Mónaco salía al paso de noticias alarmantes que llegaron a indicar que el esposo de Carolina se encontraba en estado de coma. La hospitalización del príncipe Ernesto de Hannover se produjo la víspera del fallecimiento de Rainiero de Mónaco, a los 81 años, tras una larga agonía y cuyo funeral tendrá lugar el próximo viernes.

Posible traslado a Hannover

El comunicado, sin embargo, no hace ninguna referencia a un posible traslado del príncipe en un avión a la ciudad alemana de Hannover, tal y como apunta hoy el portal de información www.Netzeitungen.de. Esta información de la página web alemana señala que el esposo de Carolina de Mónaco se encuentra "grave" pero "está consciente". Según estas fuentes, Ernesto, de 51 años, podría ser trasladado a Hannover a finales de esta semana, porque en el Hospital Universitario de la ciudad alemana las posibilidades de tratamiento para la afección que padece son mejores.

"La enfermedad es seria, pero el estado del príncipe Ernesto Augusto no hace temer en ningún caso por su vida", señala por su parte al diario sensacionalista Bild el neorocirujano Madjid Samii, amigo cercano de la Casa de los Güelfos, a la que pertenece el príncipe de Hannover.